Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grave situación en la ciudad de Memphis

Mientras continúa vigente el toque de queda y patrullas fuertemente armadas de la Guardia Nacional recorren las calles de la ciudad, los bomberos de Memphis, en el estado de Tennessee, decidieron ayer sumarse a la huelga que, desde hace cinco días, mantienen los policías, en demanda de mejoras salariales.

El área urbana de Memphis, que tiene unos 800.000 habitantes, quedó así sin servicios de urgencia, lo que obligó al Ayuntamiento a endurecer las normas del toque de queda que había impuesto poco después de que los policías fueran a la huelga. Entre ocho de la noche y seis de la mañana está prohibido circular por las calles de Memphis a cualquier persona que no pertenezca a los servicios médicos o de seguridad.

La situación podría agravarse considerablemente a partir de mañana, si los maestros deciden cumplir su amenaza de sumarse al conflicto laboral con el Ayuntamiento, lo que supondría el cierre de las escuelas públicas. Además, la poderosa central sindical AFL-CIO ha advertido que podría llamar a una huelga general en apoyo de la policía. Se anuncian también paros laborales en las fábricas Firestone y Du Pont, dos de las más importantes del área.

Armados con rifles automáticos M-16 y a bordo de tanquetas y vehículos acorazados, unos 1.200 miembros de la paramilitar Guardia Nacional se encargan desde el sábado pasado de vigilar las calles de Memphis. Los policías continúan formando piquetes delante de las comisarías y ello motivó la detención de 39 agentes ayer por parte de la Guardia Nacional y de algunos policías que no se han unido a la huelga, bajo la acusación de violar el toque de queda. Uno de los policías detenidos gritó al abandonar la comisaría esta mañana: «Soy un preso político.»

El alcalde de la ciudad, Wyeth Chandler, sigue manteniendo una postura de dureza y anunció que todos los bomberos y policías que han hecho huelga serán borrados de la nómina del Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de agosto de 1978