Ambicioso programa de fiestas para San Isidro-78

La Federación Madrileña de Asociaciones de Vecinos expuso ayer, en rueda de prensa, el programa de las fiestas de San Isidro de 1978, que podrán celebrarse con arreglo a lo previsto en una amplia proporción, una vez que hayan concluido las reuniones Federación-Ayuntamiento, aún pendientes.En síntesis, la Federación de Asociaciones de Vecinos pretende «una recuperación de las fiestas de San Isidro y de su tradición como parte de la historia y la cultura de Madrid». En este propósito está decidido que el enclave último de los festejos sea la Casa de Campo, cuyas dependencias y servicios, Parque de Atracciones, feria del Campo y Zoológico serían franqueados al público en condiciones extremadamente asequibles. Asimismo, la Federación propone que las fiestas tengan un carácter de romería; es decir, que el escenario, en este caso la Casa de Campo, no esté dividido en compartimentos o simplemente en centros de diversión localizados, sino que el ambiente festivo se prolongue a casi todo el recinto y permita una máxima participación de todos los ciudadanos.

La Federación, que propone la colaboración de todas las instituciones ciudadanas en el empeño, hizo una exposición de las actividades en la romería. Además del ya citado acceso al Zoo y al Parque de Atracciones, se organizarán dos bailes; uno, en la glorieta de los Toreros, lugar propuesto por el Ayuntamiento, y un segundo, para el cual el Ayuntamiento ha propuesto el Robledo, y la Federación, el Pinar de las Siete Hermanas.

Habría en la Casa de Campo, según propuesta de la Federación, una zona infantil al final del Pinar en la que se realizarían las siguientes actividades: teatro guiñol, grupo de títeres y marionetas, concurso de pintura infantil, carreras de sacos, competición de rotura de pucheros y de tiro de cuerda, y actuaciones de payasos e ilusionistas. Para completar los servicios se propone la instalación de una guardería infantil.

A los juegos para jóvenes y adultos se destinaría la explanada de los Robles, y en ellos podrían participar las personas de más de diez años. Para su desarrollo se instalarían cucañas con jamones, y se organizarían concursos de tiro de soga y carreras de sacos, juego de la cuchara y capea de un toro de madera. En el recinto de la romería se dispondrían, además, casetas y quioscos, y actuarían pasacalles a fin de crear un ambiente uniforme en toda la extensión de la romería. Propone, asimismo, la Federación que se instalen dos parrillas para asar chuletas, y sugiere la organización de un recital poético en la plataforma del baile del Robledo. Habría fuegos artificiales junto al lago de la Casa de Campo y un festival rock en el anfiteatro de la feria del Campo.

El programa final será el resultado de una larga serie de cambios de impresiones entre el Ayuntamiento y la Federación que está a punto de concluir. Finalmente, numerosos barrios piensan organizar bailes y otras fiestas parciales localizadas en sus zonas, para hacerlos culminar en la gran romería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de mayo de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50