Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital del Niño Jesús no reúne las condiciones mínimas de asistencia

Una comisión de representantes de la asamblea de trabajadores del hospital del Niño Jesús firma un comunicado en el que, «ante la grave situación asistencial planteada», decide hacer pública una relación de las deficiencias más acusadas en el centro hospitalario. Como consecuencia de sus problemas, los trabajadores «hacen pública su impresión de que este hospital no se encuentra en condiciones de impartir asistencia en las condiciones mínimas exigibles».El hospital del Niño Jesús está clasificado como hospital nacional, con una capacidad teórica de cuatrocientas camas, de las que funcionan en la actualidad 270. La misión de atención pediátrica del hospital abarca, aproximadamente, a un tercio de la población infantil de Madrid.

Las condiciones técnicas y de infraestructura del hospital han sido determinadas por la asamblea de trabajadores como absolutamente insuficientes, especialmente en lo que se refiere a personal, «a pesar de las promesas hechas por el subsecretario general de la Salud, doctor Palacios Carvajal».

El hospital no dispone de grupo electrógeno propio, por lo que existe la posibilidad de que una avería eléctrica inutilice todo el centro, Hay serios defectos en la instalación de la central de oxígeno en inadecuada instalación de los talleres, con las molestias de ruidos consiguientes, además de humos y peligro de explosión. Tampoco existe en este centro pediátrico un banco de sangre, ni un archivo central de historias, considerado con lo imprescindible en cualquier hospital moderno.

La relación de ausencias continúa, según el comunicado de los trabajadores, con la falta de una cocina dietética, a pesar de ser un centro exclusivamente infantil, por lo que los alimentos para los ingresados se preparan sin rigor ni la suficiente esterilización. No existe en el hospital una unidad de vigilancia y cuidados intensivos, el estado de las policlínicas «es absolutamente vergonzoso», sin salas de espera y con habitaciones en las que dos, o tres médicos pasan consulta a la vez. También se encuentra en deplorable situación el mortuorio.

La falta de aparatos e infraestructura técnica se acusa fundamentalmente en los servicios centrales de radiología y laboratorio, así como en los aparatos necesarios para diagnosis y tratamiento de los pacientes (tiendas de oxígeno, humidificadoras, cunas térmicas, campanas flujo-laminar, ecocardiografía, etcétera). Sin embargo, hay otra serie de aparatos que, bien por no estar adecuadamente instalados o por no disponer del personal que los atienda, está fuera de uso. Tal es el caso de dos riñones artificiales que existen en el centro.

Finalmente se denuncia la infrautilización de los medios humanos. Hay una plantilla de médicos que apenas se utiliza (tres cardiólogos, tres nefrólogos, dos neurocirujanos, dos plásticos, etcétera), que no pueden trabajar por falta de los medios mínimos necesarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de abril de 1978

Más información

  • Según la asamblea de trabajadores