Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Blasco Ibáñez y la Editorial Prometeo

En el periódico de su digna dirección apareció hace algunos días, en la sección «Gente», la noticia de que la Editorial Prometeo, fundada en 1917, va a transformarse en sociedad anónima, en la cual se piensa ofrecer la suscripción de acciones a destacados líderes de diferentes partidos políticos.Todo esto son, al parecer, proyectos de doña Pilar Tortosa y de su hijo, Vicente Blasco-Ibáñez Tortosa.

En relación con estos hechos, queremos hacer constar los siguientes extremos:

1. Que desde hace algún tiempo, no parece sino que doña Pilar Fortosa y su hijo, don Vicente, fueran los herederos únicos, albaceas y ejecutores estamentarios de las últimas voluntades de don Vicente Blasco Ibáñez, olvidando por completo la existencia de otras personas, igualmente interesadas y con mayoritarios derechos, tanto en la propiedad intelectual como en la salvaguarda del respeto a la memoria de Blasco y de su obra, como son su hija Libertad y su nuera, doña Elena Morote, viuda de Mario Blasco-Ibáñez y heredera de éste.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

2. Editorial Prometeo es una sociedad limitada, fundada alrededor de los años veinte, y todavía no extinguida ni disuelta, en la cual la participación social pertenece por iguales partes a las tres estirpes de don Vicente Blasco-Ibáñez : Libertad, Sigfrido y Mario Blasco-Ibáñez Blasco.

Por ello debemos advertir que mientras doña Pilar Tortosa se ha limitado a utilizar indebidamente, en su exclusivo beneficio mercantil, el nombre de Editorial Prometeo, como un nombre comercial, no hemos ejercitado ninguna acción judicial para no deteriorar más una situación familiar ya de por sí deteriorada por el comportamiento de la señora Tortosa. Sin embargo, nos parece evidente que la transformación en sociedad anónima no podrá hacerse nunca sin contar con la voluntad de los socios de la actualmente existente sociedad limitada.

Nos parece, por ello, que tanto los promotores de la idea de esta sociedad anónima, como las Cajas de Ahorros, si han facilitado algunos créditos, han actuado con notable ligereza, al no estudiar la situación de la sucesión de Blasco-Ibáñez, ni la situación de la Sociedad Editorial Prometeo, SL.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS