Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la inquietud de los trabajadores afectados por la crisis de la construcción naval

La situación social en Cádiz se mantuvo ayer en fase de tranquilidad y expectativa en espera de las decisiones del Consejo de Ministros acerca de la crisis del sector naval. Los trabajadores de Astilleros se mantienen en su actitud de encierro después de la jornada de trabajo. Una buena parte de la población, que siente que la crisis de esta industria se extenderá a toda la ciudad manifiesta de una y otra forma su solidaridad con los trabajadores de la bahía. Mañana será un día especial de luto para lo que se ha convocado a la población para que no asista el fútbol y demás espectáculos.En otras partes del país, Bilbao concretamente, relacionadas estrechamente con la construcción naval se manifiesta también la inquietud por la crisis del sector. La Cámara de Comercio de Bilbao y las empresas auxiliares han manifestado su preocupación por la reducción de actividad y la probable necesidad de numerosos cierres de empresas. En telegramas a diversos miembros del Gobierno se ha señalado la necesidad de créditos que permitan mantener la actividad en curso de los astilleros y que den un respiro a las empresas antes de abordar los planes de reestructuración del sector.

Un portavoz de Astilleros Españoles, empresa que representa el 50 % del sector en España y el 2,5 % en todo el mundo, señaló que si el Gobierno no decide estos créditos tendrán que presentar expediente de regulación de empleo. Astilleros, en sus diversas factorías de Bilbao, Cádiz, Sevilla, Santander y Valencia, dan empleo a más de 19.000 trabajadores directamente. La deuda estimada de Astilleros Españoles con sus proveedores -hay que señalar que ha comenzado la construcción de algunos buques sin provisión previa de fondos- asciende, según fuentes solventes, a unos 13.000 millones.

Mientras para Cádiz la crisis de Astilleros supone un problema local grave, en Bilbao, los problemas de Sestao y Oláveaga-Euskalduna afectan con menos intensidad a la región. En el caso de Sestao todo parece indicar que la planta ha quedado superada, mientras que en Oláveaga se obtienen rentabilidades importantes en las líneas de producción de Ia factoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 1977

Más información

  • Bilbao se une a Cádiz en la demanda de soluciones