Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez quiere neutralizar la crisis gubernamental por unos días

El presidente Adolfo Suárez trata en estos momentos de neutralizar una posible crisis de Gobierno que podría iniciarse a partir de la dimisión de¡ ministro para las Relaciones con las Cortes, Ignacio Camuñas. Sobre todo, se trataría de evitar que los acontecimientos pudieran precipitarse, mientras se intenta ofrecer la máxima sensación de normalidad y posponer las decisiones por un plazo razonable que permitiese algún reajuste -siempre corto en extensión- para relanzar la imagen del Gobierno y dar mayor cohesión y fuerza al Gabinete.

Esta interpretación se ofrecía ayer en fuentes de la máxima solvencia aunque ajenas a la Presidencia del Gobierno. De cualquier forma, la jornada de ayer estuvo poblada de rumores y circularon toda clase de posibles combinaciones, sin que ninguna pueda considerarse, con fundamento.En un primer momento -y siempre que la crisis no se precipite por otros factores- la marcha del señor Camuñas-como tal no parece inquietar a la cabeza del Gobierno, que podría encomendar las funciones del Ministerio de Relaciones con las Cortes al vicepresidente tercero del Gobierno, para Asuntos Políticos, Fernando Abril.

Esta posible decisión no se juzga en ningún caso definitiva, puesto que la imagen del señor Abril, pese a esa posible apariencia de fortalecimiento en sus funciones, atraviesa. un serio deterioro y sería una de las personas más fácilmente afectadas por los cambios ministeriales si llegasen a confirmarse. Ello por encima y con independencia de su estrecha amistad con el señor Suárez.

Relevo en dos carteras

Fuentes de Unión de Centro Democrático insistían ayer en ofrecer una versión según la cual lo más probable es que la función del señor Camuñas «se amortice» y la crisis no tenga más alcance. Esta interpretación se acepta con dificultad por los observadores políticos que entienden al presidente Suárez necesitado de una maniobra que, le, permita un respiro dentro del serio deterioro de imagen por el que atraviesa el equipo gubernamental.

En el supuesto de que la crisis se ampliase -no inmediatamente como ya se ha indicado- se insiste en los nombres de Fernando Abril y de Manuel Clavero -ministro para las Regiones- como posibles piezas a sustituir.

En las últimas horas se barajó con insistencia el nombre del ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa, al que se atribuían indistintamente deseos de dimisión y posibilidades de cese. Fuentes próximas al propio ministro ofrecieron una interpretación que lo coloca a salvo de cualquier contingencia: Suárez no puede entregar ahora a la calle -razonaron- lo que hace poco no pudo conseguir un importante grupo en,el Parlamento. En ese sentido -insistieron- la permanencía delseñor Martín Villa parece asegurada, siempre con la salvedad de que la crisis alcance otras proporciones y fuese el señor Martín Villa quien reconsiderase su postura.

En último término debe señalarse que todos los nombres y combinaciones manejados ayer en las tertulias políticas no pasan de simples conjeturas, más o menos atinadas.

Por lo que respecta al equipo económico, se sabe, a través de fuentes de la Presidencia que ayer tarde el vicepresidente y ministro de Economía, Enrique Fuentes -cuyo nombre ha figurado en los últimos días como posible dimisionario- mantuvo un largo despacho de trabajo con Suárez para perfilar las nuevas medidas económicas del Gobierno. Con ello se añadió que quedaba descartada la posibilidad de que el señor Fuentes aprovechase la salida del señor Camuñas para plantear su dimisión.

Nota del señor Camuñas

Ayer tarde, en la sede del Partido Demócrata Popular, cuyo líder es el ministro dimitido y que se integra en Unión de Centro Democrático (UCD), el secretariado político del partido hizo entrega de una nota de prensa en la que se da cuenta de que ayer, el señor Camuñas ratificó, a través de una carta al presidente, y con carácter irrevocable, la dimisión planteada verbalmente el martes.

La nota añade que el señor Camuñas desea «desdramatizar» su dimisión y encuadrarla dentro de los usos democráticos habituales. Tras agradecer al presidente las pruebas de afecto y confianza que, según la nota, le ha dispensado, se afirma que los motivos concretos de la dimisión son dos:

La opinión, reiteradamente expuesta por el señor Camuñas al señor Suárez, de rectificar las relaciones entre el Ejecutivo y las Cortes, y el desacuerdo con la intención de tratar de convertir a UCID en un partido único, con confusión de las ideologías que lo integran y en perjuicio -dicen- de la ideología liberal.

El comunicado fue leído por Antonio Jiménez Blanco, secretario del partido y diputado por Granada, que estaba acompañado por Fernando Chueca y José Manuel Paredes, presidente y vicepresidente, respectivamente, del PDP.

Nota oficial del PDP

En una rueda de prensa informal se añadió que hoy habría un comunicado oficial del partido y que en un «plazo razonable», el señor Camuñas haría declaraciones a los medios informativos.

En la tarde de ayer no permitió ni siquiera fotografiarle. Los periodistas estaban concentrados en la sede del PDP, mientras el señor Camuñas se despedía de los policías de su escolta y de los chóferes oficiales, a los que saludó con gran cordialidad al tiempo que les aseguraba que pensaba reunirse con ellos en las próximas horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1977

Más información

  • La dimisión de Camuñas no se resolverá de inmediato