Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Juventudes Socialistas reanudan su congreso, fuera del Palacio de Exposiciones

Las sesiones del XIII congreso de las Juventudes Socialistas (JJSS), que hablan sido interrumpidas al cancelar la dirección del Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid el arriendo del edificio, a causa de la bandera republicana que presidía los trabajos, se reanudaron a primera hora de la tarde de ayer en un local de la Unión General de Trabajadores, una vez fracasadas las negociaciones con el ministro de Cultura, Pío Cabanillas.

Desde primeras horas de la mañana de ayer, efectivos de la Policía Armada impedían el acceso al Palacio de Congresos. Por su parte, varios miembros del servicio de orden del congreso daban la noticia de la suspensión a los delegados que iban llegando y los enviaban a la casa del pueblo de Tetuán, donde los congresistas estuvieron toda la mañana a la espera de una solución.En la sede del PSOE se reunió la ejecutiva de las JJSS. Por su parte, el miembro de la ejecutiva del PSOE celebró una entrevista con el ministro de Cultura, Pío Cabanillas, quien manifestó que no había ninguna posibilidad de arreglo. A las doce y media de la mañana, una vez conocida la negativa ministerial, los jefes de las delegaciones se reunieron con la mesa del congreso y la ejecutiva de la organización.

Rueda de prensa

Al término de esta reunión, celebraron una rueda de prensa en la que dieron cuenta del resultado negativo de estas gestiones y de los contactos que también se mantuvieron con el ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa. El secretario político de las JJSS, Miguel Angel Pino, afirmó en la rueda de prensa que esto ha sido «un ultimátum al congreso» y que «si lo que pretendían era que no nos reuniéramos, no se saldrán con la suya».En la sesión de reapertura, en los locales de UGT -donde también se exhibía una bandera republicana y el pendón morado de Castilla-, se leyó un comunicado de protesta, que califica defalsas las afirmaciones de la dirección del Palacio de Congresos, ya que no hubo negociaciones, sino sólo requerimientos para que fuese retirada la bandera republicana. La nota argumenta también que la exhibición de la bandera no es ilegal, puesto que el acto era privado.

Asimismo, el comunicado responsabiliza al Gobierno de la ruptura del contrato con el Palacio de Congresos, y pide la dimisión de los ministros Martín Villa y Cabanillas. También el PSOE ha hecho constar su protesta en un comunicado que califica la prohibición como un atentado a la libertad de expresión y reunión por parte del Gobierno.

También se ha hecho constar que hace pocos días se celebró en el mismo local el congreso de Acción Republicana Democrática Española (ARDE), y que en la reunión se exhibían varias banderas republicanas. A este respecto, ARDE ha mostrado su solidaridad con las JJSS, en una nota que califica de inadmisible la actitud gubernativa y pide respeto hacia el símbolo republicano.

La sesión que debería haber comenzado ayer por la mañana estaba dedicada al análisis de la gestión de la ejecutiva de las JJSS. A este respecto, fuentes próximas a los congresistas han resaltado que se puede producir un fuerte enfrentamiento entre dos tendencias, una de matiz oficialista y otra en actitud crítica.

Las mismas fuentes informaron que la corriente oficialista, muy ligada a la ejecutiva actual y a los dirigentes del PSOE, había conseguido la elección de Carlos Ortuendo como presidente de la mesa del congreso gracias a la votación proporcional -según el número de mandatos de cada delegación-, pero habría sido derrotada si la votarción hubiera sido por tanteo.

Precisamente, la votación nominal fue repetidamente cuestionada por varias delegaciones, mientras se llevaba a cabo, aunque finalmente se superó por la adhesión de varias delegaciones a la propuesta inicial, que había sido solicitada por una sola delegación, lo que fue calificado de antirreglamentario por otras varias.

Según han destacado nuestras fuentes, la división se centra en el deseo de un amplio sector de las JJSS de dar a la organización una mayor autonomía y actitud crítica frenta al partido, en contra de la corriente oficialista, partidaria de una mayor proximidad a los directivos del PSOE, y especialmente próxima a Alfonso Guerra, secretario de organización del partido. A este respecto, es de destacar la continua presencia del señor Guerra en los primeros actos del congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1977

Más información

  • Graves disensiones por las relaciones con el PSOE