USA ya no exige a Israel que abandone todos los territorios ocupados

En la primera declaración oficial norteamericana sobre Oriente Próximo desde que el partido derechista Likud ganara el mes pasado las elecciones israelíes, el vicepresidente Walter Mondale dijo ayer que para una solución pacífica del conflicto, Israel deberá volver «aproximadamente» a las fronteras que tenía antes de la guerra de 1967, pero añadió que no puede exigirse a los judíos esa retirada hasta que no obtengan una «paz real» por parte de los Estados árabes.

En un discurso pronunciado en San Francisco, cuyo texto contaba con la aprobación total dé la Casa Blanca, Mondale afirmó que debe darse a los palestinos la oportunidad de abandonar su status de refugiados sin patria, mediante la creación de una patria palestina o una «entidad». Norteamérica preferiría, añadió el vicepresidente, que dicha «entidad» estuviera asociada o vinculada de algún modo con el reino de Jordania, aunque -aseguró- Washington no pretende imponer sus deseos.

El retorno del Estado israelí a las fronteras de 1967 debería ir acompañado por la creación de «líneas de seguridad» especiales, por lo menos hasta que se evidenciara la estabilidad de la región, dijo también Mondale. El discurso del vicepresidente se interpreta en los medios políticos de Washington como una explicación de la política de la Administración Carter hacia Oriente Próximo, que provocó protestas en algunos influyentes sectores judíos. Mondale dejó bien claro que Norteamérica no piensa utilizar su ayuda militar a Israel como presión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 1977.

Lo más visto en...

Top 50