Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREPARACIÓN DE LAS ELECCIONES GENERALES

"La Iglesia no puede ser neutral ante los programas programas políticos"

Dentro del seminario de religión que vienen desarrollando los colegios mayores universitarios de Córdoba, pronunció una conferencia José María Cirarda Lachiondo, obispo de la diócesis, con el tema El cristiano ante el momento político actual. Al término de la misma, y tras el coloquio, charlamos con monseñor Cirarda brevemente:

-Monseñor, ¿cuál es el criterio de la Iglesia ante la política?

-La Iglesia se ha visto siempre presionada desde fuera en los sentidos contrarios. Desde posiciones políticamente muy diferentes, como pueden ser el liberalismo decimonónico o los totalitarismos de distinto color de nuestro siglo. Se ha pretendido que la acción eclesial se redujera al plano interior, puramente cultural y espiritual de lo religioso, y de otro lado, la Iglesia se ha visto también presionada al revés, para ser instrumentalizada a fin de favorecer unas u otras opciones partidistas. Y junto a esto, yo diría que la Iglesia dentro de sí misma ha estado siempre asaltada por dos tentaciones: una es el afán de desentenderse de lo temporal y otra es el afán de justificar la política en favor de sus fines apostólicos. Creo que esta ha sido una situación tensa que la Iglesia ha vivido a lo largo de los siglos y que en nuestro tiempo trata de superar.

-¿Y cuál es la actitud del episcopado hoy?

-El episcopado español, en estas circunstancias de la vida española, trata de mantenerse en un difícil equilibrio que consideramos propio de nuestra misión eclesial y en él nosotros quisiéramos que se encontraran también los cristianos antes de hacer su opción de carácter político. De un lado, nosotros caímos en la cuenta de que no podemos de ninguna manera ser neutrales ante las distintas ideologías o los programas políticos, pero de otro no que remos entrar en el juego de los partidos o, dicho de otro modo, nuestro episcopado trata de hacer política, con mayúsculas, y quiere muy cuidadosamente de no hacer de ningún modo política de signo partidista o con minúsculas.

-¿Qué otros puntos ha tratado usted en su conferencia?

-He tratado de resumir en cuatro puntos las aptitudes que me parecen fundamentales en la opción de un cristiano y en primer lugar he hablado de que es preciso participar al menos con el voto en el juego político. En segundo lugar me he referido a la libertad del cristiano para poder optar entre distintas opciones, puesto que ningún partido puede imponerse como obligatorio desde la fe, ya que desde la fe cristiana son posibles posturas políticas muy diferentes. Por último, yo he hablado de que la aceptación de la doctrina cristiana obliga a que nosotros defendamos los grandes valores de la justicia, la libertad, la honestidad, por resumir en ellos los derechos fundamentales del hombre, y, por otro lado, no podemos dar nuestra conformidad a ideologías o programas que nieguen esos valores o que estén inspirados en concepciones materialistas o ateas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977

Más información

  • El obispo de Córdoba define el momento político actual