Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacionalizaciones y centrales nucleares, temas de la junta de Iberduero

Nacionalizaciones y centrales nucleares fueron los temas claves del discurso real del presidente de Iberduero en la junta general de la sociedad, celebrada ayer en el Palacio de los Deportes de Bilbao. Asistieron unos 2.000 accionistas.El presidente de Iberduero, conde de Cadagua, tras un homenaje de recuerdo al consejero Javier de Ybarra -secuestrado el pasado viernes-, dijo que la nacionalización es algo «demagógico, antieconómico y poco rentable. No se puede permitir que razones doctrinarias lleven a la ruina a los accionistas.»

Sobre las centrales nucleares, el presidente de Iberduero, SA señaló que son la «única solución para evitar una, crisis energética que producirla un gran desempleo». Señaló el conde de Cadagua que Iberduero no tiene la menor duda sobre la seguridad de las centrales nucleares que está construyendo, ya que en caso de haber dudado no hubiera iniciado el proceso de «nuclearización».

Se esperaba la presencia en la junta de varios accionistas de la zona de Munguía -zona afectada por la futura central de Lemoniz-, que pensaban solicitar públicamente una asamblea extraordinaria de accionistas, para que en la misma pudieran escucharse sobre el tema de las centrales nucleares, de una parte, la versión de la empresa lberduero, y de otra, la de los técnicos que se oponen a este tipo de centrales. En última instancia parece que se desistió de esta intervención.

Cuando iba a iniciarse la junta general, componentes de la Comisión de Defensa de una Costa Vasca no Nuclear repartieron entre los accionistas un comunicado en el que se les pide responsabilidad sobre su participación en la creación de centrales nucleares que pueden tener consecuencias irreversibles para el pueblo.

Por último, se produjo una larga intervención de un accionista que en un detallado informe demostró que lberduero tiene un exceso de capacidad productiva con relación a la demanda, con lo que se produce una infrautilización de las centrales térmicas e hidráulicas, que han sido utilizadas solamente durante cinco meses al año en el último quinquenio.

En la junta general de accionistas se esbozó también la política energética de Iberduero consistente en consolidar su plan de creación de centrales nucleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977