"El Gobierno debe acometer la crisis económica al día siguiente de las elecciones"

El Gobierno deberá acometer seriamente la crisis económica al día siguiente de las elecciones, dijo ayer Julio Alcaide, en la sesión organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) bajo el lema La crisis económica en los países industrializados. Anteriormente, especialistas de la República Federal de Alemania, Bélgica, Italia y Gran Bretaña habían expuesto la situación de sus respectivos países en el crítico contexto de la economía mundial.Al analizar la situación española, el señor Alcaide se refirió a algunos indicadores de la situación actual, al tiempo que acusaba al Gobierno de secuestrar datos estadísticos, lo que dificultaba extraordinariamente la formulación de cualquier diagnóstico sobre la actual evolución de la economía española. Al referirse a la situación, dentro del contexto de la crisis mundial, el director del Servicio de Estudios del Banco de Bilbao dijo que era todavía más grave que la descrita por el representante italiano, ya que las tasas de crecimiento de los años anteriores a la crisis nos habían habituado a un 6 % de promedio y, de repente, nos habían enfrentado con máximos del 2 %. También el paro se mostraba crítico, pues desde el 2 % de las peores épocas, habíamos pasado al 6 % actual. Este dato se agravaba por la reducida tasa de actividad de la población española, cifrada en un 36 %. El endeudamiento, derivado de un desequilibrio exterior superior a los 4.000 millones de dólares en el pasado año, estaba comprometiendo seriamente -dijo- el futuro de la economía española.

Respecto a los indicadores de coyuntura correspondientes al primer trimestre de 1977 señaló un positivo crecimiento del producto interior bruto (PIB) que alcanza el 4 %, pero cuya contrapartida es el incremento de la tasa inflacionaria, situada en niveles del 30 % anual. Cara a finales de 1977 no se espera que la tasa quede por debajo del 25%.

Otro tema importante puesto de manifiesto es el de nuestro desequilibrio exterior, Además del crecimiento de las exportaciones -un 10% en los tres primeros meses de 1977- hay que anotar un avance importante de las entradas de turistas. Sin embargo, ello no ha tenido -dijo el señor Alcaide- su lógico reflejo en el registro de caja del Banco de España, por lo que difícilmente podrá incidir positivamente en el saldo anual por cuenta corriente.

Presentados sucesivamente por el presidente de la sesión, Alberto Ullastres -ex embajador español ante la Comunidad Económica Europea-, expusieron sus tesis: Gerhard Fels -de la Universidad de Kiel-, Henri Van Der Eycken -Universidad de Bruselas-, Jacques Plassard -por Francia-, Luigi Spaventa -Universidad de Roma- y Peter Oppenheimer -Universidad de Oxford.

R. F. de Alemania. -Aunque externamente la apariencia sea de coyuntura saludable, los problemas persisten. Entre los más importantes hay que citar el paro, consecuencia de la política monetaria restrictiva y la falta de impulso inversor. Igualmente se observa un marcado desequilibrio intersectorial; los tres en situación más difícil son los de acero, astilleros y construcción.

Bélgica.- Se encuentra en una situación intermedia tras el importante retroceso de 1975. La tasa de inflación anual está situada en torno al 7%, pero se mantiene estacionaria la productividad. El paro es importante -2,75%-, siendo uno de los más altos de Europa. La política monetaria es excesivamente pasiva y se observa un incremento en la evasión de capitales. La evolución futura dependerá, en gran medida, del ritmo de recuperación de las restantes economías.

Francia.- Coexisten inflación y paro agudizados, lo que cuestiona el modelo clásico. Los salarios no van en función del mercado de trabajo, sino que evolucionan sujetos a condiciones síndico-políticas. La inflación se mantendrá en torno al 8% anual, y la tasa de crecimiento se ha cifrado en un 3 %. Es necesario reinstaurar el modelo anterior -hoy desechado- o hallar otro nuevo.

Italia.- La política restrictiva dio sus frutos en 1975, pero provocó la recesión más importante desde el final de la segunda gran guerra. Las políticas fiscal y monetaria se demostraron ineficaces y se instauró un círculo vicioso entre inflación y tipos de cambio. La estabilización iniciada hace cuatro meses se está demostrando más eficaz.

Gran Bretaña.- La economía carece de buena imagen. La producción crece lentamente -2% anual-, y el paro afecta al 5,5% de la población activa. Debe cambiarse el marco de la negociación salarial. Es urgente descubrir si la crisis es derivada de un problema estructural, de ausencia de demanda o de otros factores.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS