Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Celsa: alarma entre los chabolistas por la degradación sanitaria de la zona

La colonia de La Celsa, situada al borde de la carretera de Villaverde a Vallecas, frente al llama do parque de Entrevías, e uno de los núcleos de chabolismo más importante que quedan en Madrid. Las condiciones sanitarias del barrio se han visto agravadas en los últimos tiempos, y la alarma entre los vecinos se justifica por la falta absoluta de planificación sanitaria de la zona.

Ante la declaración de tres casos de meningitis, dos de ellos mortales, en el poblado de La Celsa, de Madrid, la Asociación de Desarrollo Gitano, a través de su portavoz María Viniegra, médico de la misma, hizo a EL PAIS las siguientes consideraciones:- La meningitis purulenta es un proceso común en todo el cinturón periférico de Madrid.

- Las condiciones específicas de estos barrios favorece la aparición de este proceso porque el riesgo de padecer meningitis es mayor en niños y adolescentes. El 68 % de la población de La Celsa, como ejemplo, es menor de veinte años (el 43 % es menor de diez años). Prácticamente, la totalidad de la población de estas zonas es portadora de meningococo. Si añadimos a esto el debilitamiento de la barrera rinofaríngea y el déficit de defensas inespecíficas, se entiende la facilitad de presentación del proceso. El contagio se favorece dado el alto índice de hacinamiento de la población. La superficie media de vivienda es de diez a 45 metros cuadrados para un número de personas por familia que oscila entre uno y diez. El índice medio por familia es de 5,3 personas, y la media de superficie por casa sería de quince metros cuadrados, en una situación normal, mientras en La Celsa se dan casos de diez o quince personas habitando esta superficie.

- La inexistencia de infraestructura (alcantarillado, agua corriente, servicios higiénicos), así como el almacenamiento de chatarra y basuras, favorece por una parte ti contagio y por otra la aparición de epidemias de procesos respiratorios que, disminuyendo la permeabilidad de la membrana rinofaringea y produciendo un déficit de la inmunidad del sujeto portador del meningococo, condicionan un alto índice de morbilidad. Otro factor importante, desde el punto de vista inmunológico, sería la desnutrición de los habitantes en general.

- La mutación de la población se describe como uno de los factores del riesgo de contraer la enfermedad al producir un aumento de la virulencia del germen al pasar por portadores distintos. En estas zonas la población flotante es numerosa, con variaciones demográficas anuales e incluso estacionales.

- No existe ningún tipo de labor preventiva o asistencial por parte de la Sanidad Nacional en estas zonas, siendo estos barrios los de mayor índice de morbilidad. Las posibilidades de acceso a centros sanitarios se distribuyen de la siguiente forma: el 16 % de la población tiene seguridad social, con ambulatorio y servicio de urgencia a unos tres kilómetros, acceso a centros de beneficiencia, actualmente reducidos a un hospital general y a pocos centros más o menos específicos y, finalmente, actividades sanitarias de carácter particular, como la visita semanal de una unidad móvil de la Cruz Roja. Todo esto conduce a una acción incoordinada, burocratizada y tardía, como se ha demostrado en los últimos casos.

- Ante la declaración de casos de meningitis en La Celsa, en diciembre de 1976 y marzo de 1977, con muerte de dos niños, no h a habido información ni acción oficial dedicada a la población, aumentando el conformismo y sembrando la alarma entre los habitantes, los cuales desconocen los aspectos básicos de la prevención y medidas a tomar en estos tipos de procesos.

No hay ningún programa real previsto para mejorar las condiciones de habitabilidad y sanidad en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 1977

Más información

  • Tres casos de meningitis, dos mortales, en los últimos meses