Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz Mateos, vicepresidente del Banco Atlántico

El nombramiento de José María Ruiz Mateos, como vicepresidente del Banco Atlántico, cargo que compartirá con José Ferrer y los de Juan Ros Petit y José María Recuerda, como vocales, son los efectos más inmediatos que se han dejado sentir en el consejo de admnistración de esta entidad bancaria después de que Rumasa se hiciese con el 27,4 % de este banco.En la pasada junta general, en donde fueron aprobados estos nombramientos, se aceptó igualmente la modificación de los estatutos parahacer posible la dualidad de vicepresidentes y la salia de los consejeros Harold William Anderson y Pablo Bofill de Quadras, el primero como uno de los representantes del Continental y el segundo para ocuparse más directamente de Bankunión. Continúa como consejero en representació del Banco Norteamericano Alfred Miossi.

El ejercicio de 1976 pueda considerarse como muy buen según señaló a los informadores consejero director general, Joquín López Ayuso, afirmación que se confirma a la vista de los 85 millones de beneficios -antes de impuestos- obtenidos y que suo ne un incremento sobre las cifrs del año anterior del 30,5 %. Por su parte, el beneficio neto se incrementó en un 32,5 %, llegando a 1 640 millones de pesetas. Esto permite mejorar el beneficio neto por acción.

Los recursos ajenos crecieron en un 14,9 % al rebasarse la cifra de 65.000 millones de pesetas. Los depósitos en moneda extranjeros aumentaron un 19,9 %. La inversión en clientes alcanzó la cifra de 58.469 millones de pesetas, con un alza relativo del 20,8%; por su parte, la inversión total crece un 19,4%, llegando a 69.961 miliones de pesetas.

Los índices de productividad rentabilidad en relación con el número de empleados se ha elevado en un 16,4 % para los recurs ajenos, un 18,9 % para el valor añadido neto y un 32,5 para el beneficio.

Joaquín López Ayuso puso de manifiesto el intento de variar los objetivos del banco para 1977 con respecto a la política seguida en los dos últimos años. En este sentido anunció una política de mayor importancia para aumentar la cuota de mercado, bastante abandona en los últimos años. En este cambio de signo, el consejero director general puso de relieve que no tienen nada que ver el señor Ruiz Mateo quien, hasta el momento -según dijo- no había influido en la marcha ejecutiva del Banco Atlántico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 1977