Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Veinticinco nuevos secretarios de Estado en Francia

Tras el nombramiento de veinticinco secretarios de Estado, que con los quince ministros designados el miércoles completan el tercer Gobierno d Giscard d'Estaing, el primer ministro, Raymond Barre, se dirigió ayer al país por televisión para explicar las razones que le impulsaron a formar este Gabinete, al que volvió a invitar a la «acción» y al «diálogo».

La secretaria de Estado más conocida entre los salientes fue Francoise Giroud, cuya candidatura fracasó en las municipales. Entre los entrantes el más famoso es Jacques Dominatti, secretario general de los republicanos independientes, que desempeñará la Secretaría de Relaciones Exteriores. Los demás parece que han sido escogidos de manera que representen a las diversas regiones francesas y a los partidos de la mayoría; en particular a los grupos centristas del presidente. Jacques Legendre, diputado gaullista por Finisterre, de 36 años; Marc Becam, diputado también gaullista, de 46; Jacques Blanc, de los republicanos independientes, de 38, todos ellos victoriosos en las elecciones, constituyen buenos ejemplos de la última generación de políticos de derecha aparecida en Francia.

Entretanto, el Partido Socialista y el Movimiento de los Radicales de Izquierda aceptaron la reunión en la cumbre propuesta anteayer por el líder del PC, Georges Marchais, con el fin de «actualizar» el programa común de los tres partidos de izquierda. En una conferencia de prensa, el líder comunista explicó ayer en qué consistiría el examen del citado programa, concluido hace cuatro años. Marchais aclaró que no se trataría de una «renegociación», puesto que, en su opinión, el programa responde a las aspiraciones de la Francia de 1977. No obstante, dos capítulos del plan serían «actualizados»: el social, poniendo al día algunas cifras, como, por ejemplo, el salario mínimo, fijado en 1.200 francos cuando se firmó el programa, que hoy parece una cantidad ridícula, y el de las nacionalizaciones.

La siderurgia, la industria automotriz y el petróleo son tres dominios en los que «hay que ir más lejos», según afirmó el señor Marchais, lo que a su criterio significa nacionalizaciones completas, «porque de cuatro años a esta parte, en estos sectores se han invertido fondos públicos considerables». Esta podría ser la cuestión más espinosa de la cumbre, que probablemente se celebre antes de finales de abril. Los socialistas quieren «limitar» la actualización del programa común, y en particular, lo que toca a las nacionalizaciones, tema que «asustaría» a una parte del electorado.

Por lo demás, los comunistas desean también abordar la cuestión del «cuarto componente» de la unión de la izquierda, representado por los gaullistas de izquierdas. Pero éstos (Leo Hamon y Jean Charbonnel son sus líderes más conocidos) lo que pretenden por ahora no es «actualizar», sino «discutir» el programa común.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 1977

Más información

  • Barre invita al Gobierno a diálogo