Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Existen dos asociaciones de vecinos en Chamberí

La junta gestora de la Asociación de Vecinos de Chamberí, que inició los trámites para su legalización en octubre de 1975, ha averiguado recientemente que desde hace no muchas fechas existe otra asociación vecinal cuya denominación coincide con la suya. El descubrimiento se produjo cuando los promotores de la asociación vecinal, considerada como tal por las autoridades municipales del barrio, acudieron al despacho del presidente de la Junta Municipal del Distrito, para entregarle un escrito de los comerciantes de Chamberí. En el texto del escrito, suscrito por 125 pequeños comerciantes del área, se solicita la confección de un calendario preciso de fechas en las cuales culminarán las obras de la plaza de Olavide, que se demoran sobre la zona desde el 2 de noviembre de 1974, fecha en la que el célebre mercado fue volado.

En esta ocasión, la junta gestora de Chamberí no fue recibida del mismo modo que otras veces que ha acudido a la primera autoridad municipal del barrio. Los directivos, según informaron a EL PAIS, recibieron de una forma confusa la noticia de que existía otra asociación con la misma denominación, y añaden, en principio, se les aseguró que la nueva entidad nacía alentada por la Junta Municipal; no obstante, se les dijo al poco que este ascendiente no era tal.

Esta coincidencia en la denominación ha de ser dirimida ante el registro asociativo a muy corto plazo, en el sentido de que, según las disposiciones legales, no pueden darse entidades de este tipo con idéntica denominación. Todos los indicios señalan que la inicial Asociación de Vecinos de Chamberí, independiente de la supuestamente, alentada por las autoridades municipales, fue la primera en solicitar su inscripción registral en 1975. Durante todo este tiempo se han realizado gestiones ante los órganos competentes, al objeto de conseguir el alta de esta asociación entre las entidades plenamente legales. Por el momento, estas gestiones han resultado infructuosas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 1977