Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato de Giscard desafía a la izquierda en París

El ministro de Industria, Michel d'Ornano, ha protagonizado un nuevo episodio de la batalla por la alcaldía de París. La muerte de su contrincante chiraquista, Bernard Lafay, le ha proporcionado la oportunidad de presentarse en el distrito XVIII de la ciudad, en el que la oposición de izquierdas está bien implantada.

Con este desafío a la coalición de izquierdas, el candidato giscardista corre riesgos serios, según opinó ayer el líder socialista, François Mitterrand. En 1965 y en 1971 la izquierda venció en este distrito. No obstante, los analistas opinan que el señor d'Ornano no se ha suicidado electoralmente, ya que los votos de la izquierda disminuyeron progresivamente, a partir de 1965 y, en las presidenciales del 74 el presidente Valery Giscard d'Estaing obtuvo allí más votos que el señor Mitterrand. A cambio del riesgo, indudable de todas formas, si d'Ornano gana la batalla en este distrito, podría presentarse como vencedor de la izquierda. Mientras tanto, su rival Jacques Chirac se ha presentado en el quinto distrito, considerado cómodo, debido al electorado conservador, aunque declara constantemente que su guerra es contra la unión de la izquierda. La operación, en resumen, no se le considera negativa. Por otra parte, los sondeos vienen colocando a los dos candidatos de la mayoría, con ventaja muy ligera para el señor Chirac.

La nueva estrategia ornanista dio motivo a que las divergencias entre las dos tendencias de la derecha se revelaran otra vez como una enemistad visceral: tanto en el distrito abandonado por el señor d'Ornano, como en el que ha escogido p ara medir sus fuerzas contra la izquierda, los gaullistas han rechazado listas de unión, como las pidió el candidato apadrinado por el presidente de la República.

Por lo demás, las encuestas anticipan que los cantidatos ecologistas van a obtener alrededor de un 10% de votos en París. En el resto de Francia conseguirán, al parecer, un avance sensible. Las cuestiones ecológicas, y en particular las de la contaminación, ejercen una influencia creciente. El 77% de los franceses proponen que se refuerce el control de las industrias contaminadoras, y el 57% desea que la ecología se convierta en libro de texto desde la primera enseñanza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 1977