Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Oriol y Villaescusa, en libertad

Secuestro de Villaescusa

24 de enero: El presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, teniente general Emilio Villaescusa Quilis era secuestrado por cuatro individuos. El hecho se produjo a primeras horas de la mañana, cuando salía de su domicilio, en la calle O'Donell, 49. A punta de pistola, dos de los cuatro individuos obligaron al señor Villaescusa a introducirse en su propio coche oficial, en cuyo interior se encontraba el chófer del general, y partieron a gran velocidad por la calle de O'Donell en dirección a la plaza de la Independencia, seguidos de un 1.430 azul, en el que viajaban los otros dos secuestradores.Esa misma tarde los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) reivindicaban el secuestro mediante una llamada dirigida a Diario 16. A las 9.15 de la noche una llamada a EL PAIS indicaba que había un mensaje de los GRAPO en el bar Carrión, en la avenida de Aragón. En el comunicado, los GRAPO explicaban el secuestro del general Villaescusa como una respuesta a la muerte del joven Arturo Ruiz, ocurrida el día anterior durante una manifestación pro amnistía en Madrid; los comunicantes aseguraban que seguirían haciendo «prisioneros» si no se producía una amnistía total o se liberaba a los quince presos citados en la primera lista enviada por los secuestradores del señor Oriol.

La esposa del general Villaescusa se dirigía a través de los medios informativos a su marido y pedía a los secuestradores que atendiesen la medicación habitual de su esposo.

María Luz Nájera, estudiante de tercer curso de la facultad de Ciencias Políticas, falleció al ser alcanzada por un bote de humo antidisturbios en el curso de una manifestación en Madrid como protesta por la muerte de Arturo Ruiz.

Sobre las 10.30 de la noche, dos jóvenes ametrallaron un despacho de abogados laboralistas, sito en la calle de Atocha, n.º 55, en Madrid. Resultaron cuatro abogados y un administrativo muertos y tres abogados gravemente heridos.

Ante esta situación, destacados miembros de las Fuerzas Armadas hacen declaraciones acerca de la serenidad que debe imperar en el Ejército.

26 de enero: Cívica manifestación en Madrid en el entierro de los abogados laboralistas asesinados.

27 de enero: Manifestación en Barcelona, tras el funeral por los asesinatos de Madrid.

28 de enero: Dos miembros de la Policía Armada y un número de la Guardia Civil son asesinados en dos atentados terroristas que, a última hora de la noche, a través de la emisora La Voz de Canarias Libre, que emite desde Argel, son reivindicados por los Grupos Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO).

El Consejo de Ministros, reunido en sesión extraordinaria, aprueba la suspensión, por decreto-ley, de los artículos 15 y 18 del Fuero de los Españoles, que garantizan la inviolabilidad del domicilio y las formalidades y plazo de las detenciones, respectivamente.

29 de enero: El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, se dirige al país, en un mensaje radiotelevisado.

Llamamiento de los hijos de Villaescusa a los secuestradores, con el fin de que proporcionen a su padre la medicación adecuada a su delicado estado de salud.

31 de enero: Varios corresponsales extranjeros en Madrid reciben un supuesto comunicado de los GRAPO, en el que manifiestan que no tienen nada que ver con la extrema derecha y califican tal afirmación de «burda campaña contra ellos».

3 de febrero: La familia Oriol desmiente el haber recibido una foto o un mensaje del presidente del Consejo de Estado, en relación con los recientes rumores en este sentido.

9 de febrero: El ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa, decreta la declaración de materia reservada, «para las actuaciones relativas a los secuestros del presidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol y Urquijo; del presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, teniente general, Emilio Villaescusa; los atentados cometidos contra miembros de las fuerzas de orden público y abogados laboralistas, así como lo relacionado con la muerte de Arturo Ruiz».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 1977