Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primer congreso del Partido Popular

El Centro Democrático se perfila como una gran fuerza electoral

La confianza de que Centro Democrático, se perfila como una de las; fuerzas electorales de más peso en los próximos comicios se puso de manifiesto en la clausura del primer congreso del Partido Popular , (PP) celebrado el pasado fin de semana en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid, con la asistencia de 1.500 personas. El congreso eligió a Pío Cabanillas como presidente y José María de Areilza y Emilio Attard como vicepresidentes, y marcó, a través de las siete ponencias aprobadas, la línea política a seguir por el PP en los próximos meses. El señor Cabanillas, en su primer discurso como presidente, señaló que el PP no se ha creado para rechazar lo existente y explicó las líneas maestras del partido, en sentido humanista y pluralista, en apoyo de la economía de mercado, repudio de la doctrina marxista y reconocimiento del hecho regional.

La sesión de clausura se Inició en la tarde del domingo, con la lectura de los nombres que formaban el nuevo comité político del partido. Los aplausos que subrayaron la elección de Pío Cabanillas como presidente, José María de Areilza y Emilio Attard como vicepresidentes y José Luis Alvarez, Juan Antonio Ortega y José Pedro Pérez Llorca como secretarios, cerraron el ambiente de cierta tensión producida en el curso del congreso, precisamente en tomo a la elección de la ejecutiva, anunciada en principio para la tarde del sábado, pero que hubo de retrasarse a última hora del domingo.A lo largo de esos dos días se sucedieron las quinielas en torno a los hombres que ocuparían la presidencia, y aunque en principio se daba por seguro que sería José María de Areilza, parece ser que por conveniencia del propio partido cara a un próximo futuro, se decidió que el señor Areilza ocupara una de las vicepresidencias.

El acto de clausura se cerró con la intervención del recién nombra do presidente del partido, el ex ministro Pío Cabanillas, quien tras reconocer que no era fácil presidir un partido con personalidades tan significativas, señaló que la historia del Partido Popular y del Centro Democrático era la historia de un proceso de integración, humana. Afirmó que el PP no nació como fórmula de rechazo de lo existente, sino con el ánimo de configurar formas organizativas de la sociedad. Propugnó el respeto a la convivencia con el mínimo de coacciones y señaló las cinco líneas maestras en las que se funda el partido: máximo respeto a la persona humana y protección al humanismo; defensa del pluralismo y estructura del poder sometida a control; apoyo a la economía social de mercado y protección del pleno empleo; repudio de la doctrina marxista y reconocimiento del hecho regional. Finalizó agradeciendo la generosidad de los representantes de los partidos que integran el Centro Democrático a la hora de formar alianzas.

Intervención de Areilza

José María de Areilza, que había precedido a Pío Cabanillas en su intervención, provocó los aplausos más enfervecidos de la tarde, con un discurso vibrante, que comenzó con las siguientes palabras: «Queremos convocaros a una gran tarea histórica para el futuro de los pueblos de España: la de " levantar juntos un sistema democrático en nuestra vida pública, la de construir, entre todos, una verdadera democracia.» Añadió que «solamente si ¡a traemos entre todos los grupos políticos, la democracia lo será realmente. En caso contrario será una minidernocracia, una democracia manipulada o mutilada". Tras señalar que no podemos organizar nuestra vida pública futura con los residuos vigentes de la legalidad franquista, propugnó que las próximas Cortes sean constituyentes. Pidió al Gobierno que se coinvocara públicamente, cuanto antes, la fecha de las elecciones para el Congreso y el Senado «como respuesta al desafío intolerable de esos grupos violentos que han ensangrentado villanamente las ca¡les de Madrid». Afirmó que en la actualidad el Gobierno y la Oposición estaban negociando las condiciones de esas elecciones y que todos estaban de acuerdo en que debían ser libres, sinceras y limpias. «Si no se evita la manipulación. la trampa y el engaño -afirmó-, si no se elimina la presencia del Movimiento-organización con sus ficheros, agentes, cacilques y millones, no habrá elecciones limpias en-España.» Tras señalar que no pretendíanlevantar los pilares caducos de la legislación franquista, sino los pilares democráticos de la España de los setenta, se refirió a la reciente ola de violencia, afirmando que se trataba de una maquí . nací . ón confabulada de los enemigos de la demotracia que pretendían «crear un clima de confusión y de terror, una estrategia de la tensión, para evitar que se llegue a las elecciones». IndícÓ qu'e para hacer frente a este desafío era.preciso que todos los partidos hicieran un pacto de honor contra la violencia, para proscribirla en todos sus órdenes. «No responderemos -dijo- a la agresión con la agresión.» El señor Areliza se refirió también a la corrupción, «no admitiremos la corrupción en la vida pública de nuestro país, tenemos que desterrar ese manto de corrupción que es muy amplio y muy espeso»; r!ndió en público homenaje a los hombres del Equipo Democrata Cristiano del Estado español «por su actitud digna en defensa de las libertades», manifestó su'deseo de pactar con ellos y afirmó que «as*umimos la Monarquía como forma de Gobierno más idónea para este país». Finalmente, y tras señalar que la difícil situacíón económica requería remedios drásticos y urgentes, concluyó afirmando que no tenían miedo a la juventud, ni a laemancipación de la mujer, ni a los pueblos, regiones y paises que for man EspañaÍ. «No tenemos miedo a la libertad -concluyó-, no tene mos miedo al pueblo español por que sabemos que d Í entro de muy pocos meses nos darán sus votos. »También prorjunciaron unas palabras el vicepresidente segundo, Emilio Attard, como portavoz de las entidades regionales del partido y Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona, quien puso en evidencía el ánimo integrador de Centro Democrático, en el que «se dan cita liberales, socialdemócratas y democristianos».

Adhesiones al Centro Democrático

Con anterioridad habían tomado la palabra representantes de los distintos partidos agrupados en la alianza electoral Centro Democrático propugnada por el PP. Intervinieron Ub4ldo Nieto (Partido Liberal), quien afirmó que les unía su rotundo no al continuismo; Ignacio Camuñas (Partido Demócrata Popular), quien señaló que el Centro Democrático respeta las opciones a sus lados, pero luchará contra ellas en las elecciones, y Luis García San Miguel (Agrupación Socialdemócrata), que indicó que la tarea más urgente era redactaruna constitución democrática para este país.Oscar Alzaga (Partido Popular Democratacristiano) señaló que se estaba asistiendo a la vertebración de una democracia pluralista; José Giménez Mellado (Unión Democrática Española) hizo hincapié en que-cada vez eran más los que luchaban por implantar la democracia, M.anuel Clavero (Partido Social Liberal Andaluz) insistió sobre el problema regional y Joaquín Garrigues (Federación de Partidos Demócratas y Liberales) afirmó que el Centro Democrático debía ser abanderado «de la última revolución que queda pendiente en España; la revolución de la libertad ».

Finalmente, Francisco Fernández Ordóñez (Bloque Socialdemócrata) señaló que traía en la mano una negociación para entrar en el Centro Democrático que esperaba culminase esta misma semana y que el programa de cambio social, de transformación gradual, no había traído todavía la libertad a España.

Clausurado el congreso, el comité político mantuvo una breve rueda de prensa, en la que sus miembros manifestaron que Centro Democrático logrará un 30 % de votos en las próximas elecciones; pusieron como condición para las mismas la neutralidad del Movirniento y manifestaron su deseo de que el Partido Comunista tome parte en los próximos comicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 1977