Orden de busca y captura de Carrillo

«Las fuerzas de orden público y autoridades policiales tienen instrucciones terminantes de proceder a la localización y detención de Santiago Carrillo si fuere hallado en España», ha manifestado, a preguntas de un informador de Cifra, el ministro de Gobernación.A raíz de la rueda de prensa que recientemente protagonizó en un piso de Madrid el secretario general del Partido Comunista de España, Cifra solicitó una entrevista al ministro de Gobernación, que ha accedido a concederla.

A la pregunta de si es cierto, como Carrillo afirmó, que se encontraba en España desde el 7 de febrero, Martín Villa manifestó: «Aunque no exista constancia de dicha permanencia, y ésta, en todo caso, sea ilegal, es posible que el señor Carrillo haya entrado y salido clandestinamente desde principios de este año. En todo caso, su presencia en Madrid el día 10 así lo corrobora.»

En cuanto al criterio del Gobierno, el ministro dijo: «Ya ha sido fijado claramente, y como tal se mantiene. A Santiago Carrillo le fue denegado el pasaporte en julio de este año, y las fuerzas de orden público y autoridades policiales tienen, consiguientemente, instrucciones terminantes de proceder a su localización y detención si fuera hallado en España, pues carece de autorización para ello, siendo ilegal su presencia en el territorio nacional. »

Finalmente, al solicitar Cifra su opinión sobre la afirmación de Carrillo de que el resultado del referéndum sería el que quisiera el ministro de Gobernación, el señor Martín Villa contestó:

«Puedo asegurarle que el resultado del próximo referéndum nacional, que tanto parece preocuparle al señor Carrillo por el tradicional temor del Partido Comunista a las urnas, está sujeto, única y exclusivamente, a lo que decida libremente la voluntad popular.»

«Por otra parte, ni me apetece manipular el referéndum ni me sería posible, ya que las garantías jurisdiccionales establecidas me lo impedirían en absoluto. El señor Carrillo debe creer que la actual situación política española es igual a aquélla en la que a él, como comisario de Orden Público, le apetecieron y realizó tantas cosas sin control ni freno alguno.»

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS