Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abiertos al tráfico los puentes de La Albufera, Embajadores y Méndez Álvaro, sobre la M-30

Ayer, sobre la una de mediodía, fueron abiertos al tráfico los puentes de La Albufera, Méndez Alvaro y Embajadores, todos ellos en sus intersecciones con la avenida de La Paz —M-30—. En los dos primeros casos es la autopista—Tercer Cinturón de Ronda de Madrid— la que se eleva por encima de las citadas calles, en tanto que, en el tercero, Embajadores sobrevuela la M-30. La apertura al tráfico se realizó después de una corta visita efectuada por el ministro de Obras Públicas, Leopoldo Calvo Sotelo, y el alcalde de Madrid, Juan de Arespacochaga. Anteriormente, fueron visitadas las obras que se realizan para la construcción de un nuevo puente del Rey, sobre el río Manzanares, a la llegada a Madrid de la N-V, autopista de Extremadura.

Cuando entre en funcionamiento provisional el nuevo puente del Rey, sobre el río Manzanares, al final de la autopista de Extremadura, cosa que ocurrirá en la primera quincena del mes de enero —la fecha prevista es la del día 7—, comenzará el auténtico desarrollo de la solución que se ha planeado para el cruce de esta autopista con la M-30: los problemas, por tanto, comenzarán a partir de esa fecha, ya que, con el objeto de mejorar y ampliar el aforo de las vías de la glorieta que se forma, frente a la entrada principal de la Casa de Campo, la circulación se ha de ver reducida en gran manera. Pero esto no es posible por la simple razón de que la autopista de Extremadura necesita seguir trayendo a Madrid, a pesar del suburbano hasta Móstoles, un número de personas cercano al medio millón.

El nuevo puente del Rey comenzará a funcionar a la vez que un puente provisional, construido aguas arriba del Manzanares, para conseguir paliar al máximo el cierre, necesario para construir la intersección de la M-30 con la autopista de Extremadura del puente del Rey actualmente en servicio. Con ello se permitirá la construcción de la infraestructura de la de presión que ha de sufrir la autopista del Manzanares en los dos cruces de los puentes del Rey, el nuevo y el viejo.

Será precisamente a partir del mes de enero próximo cuando se empezará a establecer un tráfico de vehículos circular, en torno a la parte del Manzanares que se encuentra enfrente justo de la entrada principal de la Casa de Campo. Esta misma circulación giratoria será la que siga rigiendo después del término de las obras, utilizando los dos puentes —nuevo y viejo— y bajando de cota la circulación continuada de la M-30 hacia la avenida del Marqués de Monistrol, bajo ellos.

Tres nuevos puentes

Los otros tres puentes que están relación directa con la M-30 en sus cruces con Embajadores. Méndez Alvaro y avenida de La Albufera tienen como fin primordial evitar los grandes atascos que se venían produciendo en los tres cruces, desde la inauguración de la autopista, en el año 1974.

El de Embajadores, en el que la comitiva del ministro y el alcalde no se detuvo, puesto que no tiene especial relevancia, sobrevuela la M-30, salvando un cruce que, si bien no producía grandes embotellamientos, sí forzaba a la existencia de un semáforo que retenía los vehículos, principalmente los que circulaban por la autopista de La Paz. Su presupuesto ha superado los 46 millones de pesetas.

El segundo de estos puentes es el que se eleva en la autopista de La Paz sobre la calle de Méndez Alvaro, en su parte final, antes de adentrarse en Entrevías. Es precisamente la entrada a este barrio de la ciudad la que puede provocar, a partir de ahora, como ya venía su cediendo, los principales embotellamientos en la zona, puesto que se ha de realizar en fila de a uno, paso regulado por un semáforo, que concede, alternativamente, el paso en uno u otro sentido Para llegar a la solución definitiva es necesario, en este caso también, la colaboración de Renfe ya que el puente bajo el que ha de pasar es recorrido el ferrocarril, a su salida desde la estación de Atocha. Su coste es similar al anterior.

Por último, el punto final del recorrido fue el puente de la M-30 sobre la avenida de La Albufera, que ha sido construido como dos obras gemelas y paralelas que han de permitir salvar la citada avenida, sin que la Circulación proviniente de ambas vías se interrumpan entre si. El presupuesto de la obra ha superado los 226 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 1976

Más información

  • Con asistencia del ministro de Obras Públicas y el alcalde