Los paradores nacionales perdieron150 millones en 1975

La red de Paradores Nacionales, ha sido deficitaria durante el ejercicio del pasado año, segun datos obtenidos de la Subsecretaría del Ministerio de Información y Turismo. Las perspectivas para el presente año son similares a los resultados de 1975.

Los factores con incidencia en esta situación son tanto coyunturales, como los concernientes a su propia base estructural. Entre los primeros, se encuentra la crisis económica mundial, que ha ejercido sus efectos durante, los tres últimos años en el sector turístico de forma particular. Los acontecimientos políticos acaecidos en España desde el pasado mes de octubre, y la situación en Portugal, tuvieron también trascendental importaricia. Las inquietudes lusas, unidas a una baja sustancial tanto en el tráfico de españoles y portugueses, como de extranjeros en viaje a/desde Portugal, dejaron sentir sus efectos negativos en todos los paradores de las provincias limítrofes, tales como los de Bayona, Ayamonte, Mazagón, Zafra, Jarandilla, Ciudad Rodrigo, Zamora, Verín y Túy. Asimismo, cabe señalar que la Red de Paradores Nacionales de Turismo -desde su origen- no ha sido concebida como una operación rentable, sino como instrumento de promoción de nuevas comarcas y zonas. Su misión: abrir mercados nuevos y apoyar publicitariamente a la comarca, dejando a la iniciativa privada aprovechar la corriente turística que el parador consigue generar. Ejemplos de esto son los paradores de Bailén, Golf de Torremolinos -el primero en la zona-, Nerja y Jávea.

Entre el turisnio de calidad que cada año viene a España, un número determinado lo hace en la ruta de paradores. Menos sensibles que otras zonas de turismo masivo, los paradores nacionales se pueblan cada año de un turismo preocupado, más que por el sol y nuestras playas, por la España interior, monumental e histórica.

En este sentido, hay que destacar la labor de rescate de monumentos históricos llevada a cabo por dicho Ministerio. Más de 30 establecimientos son hoy monumentos felizmente reconstruidos, lo que de alguna forma supone una inversión inicial y una costosa explotación.

Pese a las circunstancias ya apuntadas, la Red ha mantenido no obstante mantener sus posiciones durante el pasado año en relación con 1974-(959.170 estancias y 2.154.792 servicios de restaurante en este año, frente a 952.229 y 2.233.192 en el año anterior). No ha sido así en cuanto a los gastos, capítulo que ha experimentado una espectacular subida, especialmente en aprovisionamientos, personal y seguros sociales del mismo a su servicio. Así, el balance final es que el déficit en 1975 ha sido de 145.058.578 pesetas, en el total de 79 establecimientos de los que cuenta la Red.

El valor de los paradores como mediode promoción y su valiosa aportación al Patrimonio Nacional -capítulo más caro por la reconstrucción de monumentos- se puede asegurar- que monetariamente son deficitarios, pero turísticamente rentables.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS