Dos partidos derechistas libaneses crean un comando militar unificado

Los dos grupos derechistas más importantes, el Partido Falange del diputado Pierre Gemayel y el Partido Nacional Liberal del ex presidente Camille Chamun, decidieron ayer crear un mando unificado para evitar choques entre ellos por discrepancias con respecto a la actitud a adoptar con respecto a la gestión mediadora de la Liga Arabe.

Ambos grupos cuentan con milicias armadas bien equipadas y entrenadas, encuadradas ahora por los oficiales cristianos del dispersado Ejército libanés. Los falangistas sostenían en los últimos tiempos una actitud más moderada que sus correligionarios con respecto a las posibilidades de llegar a un alto el fuego real y aceptar la intervención siria.

Militantes de las dos organizaciones se enfrentaron a tiros el martes en la ciudad de Junie, al norte de Beirut, convertida en capital del cantón cristiano. Con la unificación de sus mandos pretenden evitar no sólo nuevos enfrentamientos entre ellos, sino imponer la disciplina entre sus hombres, entre los cuales, al igual que en el lado contrario, se empezaban a imponer las actitudes individuales de los grupúsculos.

Las primeras diferencias entre Chamun y Gemayel surgieron cuando la semana pasada el ex presidente libanés se opuso, en contra de la opinión de Gemayel, al alto el fuego logrado por el mediador de la Liga Arabe, Hassan Sabry el Joly, y las unidades saudíes y sudanesas trataron de implantarse en la zona de nadie entre los bandos cristiano y musulmán de Beirut.

Las diferencias de ahora entre los dos partidos cristianos indicados son las segundas en importancia que ocurren entre la comunidad maronita (cristiana) del Líbano. La primera fue protagonizada por el jefe del Partido Bloque Nacional, Raymond Edde, aliado con la burguesía musulmana y próximo a la izquierda libanesa, que le declaró candidato suyo a las elecciones anticipadas mediante las cuales se pretendía sustituir al presidente Suleimán Frangieh.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS