Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer encierro, sin puntazos ni heridas de asta

El primer encierro de los sanfermines finalizó sin ningún puntazo, ni herida de asta, aunque sí hubo varios contusionados en la Cuesta de Santo Domingo, de los cuales uno tuvo que ser ingresado en el hospital. El encierro duró cuatro minutos.«A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro, dándonos su bendición». Entonada la tradicional letrilla por los mozos, se procedió a disparar el cohete que señala el comienzo de la carrera, cuyo mayor peligro corrió a cargo de los mansos y cabestros y no de los toros.

Después dé los Momentos de peligro en Santo Domingo, la carrera ha sido limpia por la calle de la Estafeta, donde sólo se ha registrado una caída sin importancia. En la curva de Teléfonos,y en la plaza ha habido varios contusionados, entre ellos un mozo que ha tenido que ser atendido de los gol pes que uno de los mansos que abrían la carrera le propinó.

Los dos minutos que suele durar la carrera se han alargado al doble debido a que un toro rezagado, se acostó finalmente en el centro del ruedo. El animal tuvo que ser levantado y llevado a la puerta del corral por los dobladores profesionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1976