Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Echecopar y Heredia desencadenaron el tema oriundos

El asunto de los oriundos se produjo en el momento en que la Federación Española de Fútbol no admitió como buenos los documentos que Barcelona y Granada presentaron, para legalizar las fichas de Heredia y Echecopa respectivamente. El Barcelona que sí obtuvo el visto bueno para Cos, posteriormente involucrado en el tema de las falsificaciones, a través de un equipo jurídico, reunió un importante dosier en el que, según el entonces gerente del club, señor Carabén, había más de 40 jugadores cuyas documentaciones eran irregulares.Posteriormente se descubrió que Roberto Martínez, Cos, Anzarda, Vilanova y Adorno, habían venido a España con partidas de nacimiento en las que se habían introducido modificaciones sustanciales. Por ejemplo, Roberto Martínez dijo haber nacido en Mendoza, en lugar de Buenos Aires, y se descubrió que vio la luz un año antes. Cos quedó inscrito como Bernardo Patricio Fernández Cos, cuando en su familia y desde sus abuelos, no había existido ningún Fernández. Ahora, en la Federación Española, figura como Bernardo Patricio Cos Luján.

El Atlhetic de Bilbao y la Real Sociedad tomaron, conjuntamente, la decisión de impugnar las alineaciones de estos jugadores, a los que les había sido rescindida su inscripción en el Registro, a consecuencia de la investigación llevada a cabo en Argentina.

Además dé los jugadores citados, hubo otros como Jacquet, Bezerra, Ovejero y Valdez, a los que sus clubs dejaron de alinear cuando se produjo la oportunidad de que el indulto del pasado mes de noviembre, les permitiera legalizar su situación. Efectivamente, los clubs, atendieron el consejo de Pablo Porta y consiguieron que los jugadores involucrados obtuvieran la nacionalidad española.

Valdez se nacionalizó recientemente y ha sido el segundo jugador que, pese al indulto y puesto que la petición de la parte demandante era superior a los tres años de arresto, ha sido juzgado. El primero fue Adorno y tanto el Atihetic como la Real, esperan que las demás causas -entre ellas la de Roberto Mártínez- sigan el mismo curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de julio de 1976