Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEE pretende coordinar la construcción naval para paliar la crisis

La crisis del sector de la construcción naval no desaparecerá hasta 1980, según un estudio realizado por los expertos del Mercado Común, que estiman en un 40 por 100 el superávit de producción de los astilleros navales en el mundo, para el período 1976-1980.

Aunque el sector de construcción de petroleros es el más afectado, los técnicos de la Comisión Europea no excluyen que les astilleros dedicados a la fabricación de mercantes y barcos especializados, vean también afectada su demanda. Se teme que los astilleros japoneses (cuyo crecimiento ha sido el más espectacular del mundo en los últimos quince años, pasando de una capacidad productiva de 1,7 millones de toneladas en 1960 a 17 millones de toneladas en 1975), se orienten hacia una política de precios más competitiva que la de los países europeos, para intentar mantener su producción.En 1975, la producción mundial disminuyó en todas partes, ocupando Japón el 49,9 por 100 del mercado, seguido de los países de la CEE con un 22,3 por 100. España, pasó de un 5 por 100 en 1974 (con 1,761 millones de toneladas), a un 4,3 por 100 (con 1,508 millones de toneladas). Para el período 1960-1975 la parte comunitaria en la construcción naval disminuyó del 51 por 100 al 22, mientras que la japonesa aumentaba su porcentaje del 22 al 50.

Para el subsector de petroleros, los expertos de la comisión predicen un futuro crítico, sobre todo para los «superpetroleros», por varios motivos: la baja de consumo de petróleo en los países industrializados, gracias a la aplicación de una serie de medidas de racionalidad; la tendencia a la disminución del itinerario entre países productores y consumidores, debido en parte a la apertura y proyecto de ampliación del canal de Suez; la explotación de nuevos yacimientos de petróleo en el Mar del Norte y el desarrollo de nuevos sistemas de transportes, como los oleoductos.

En sus conclusiones generales, que serán presentadas al Consejo de Ministros de la CEE, la Comisión Europea destaca cinco puntos:

-La construcción naval pasa una grave crisis, provocada esencialmente por un excedente estructural de la producción a nivel mundial (especialmente en materia de grandes petroleros) y por un exceso de inversiones.

-Será indispensable proceder a una disminución de la capacidad de producción a escala mundial.

-El camino más deseable para resolver la crisis reside en una cooperación internacional que permita una reducción suficiente y ordenada de las capacidades de producción, y por un reparto de la carga económica y social.

-Esta cooperación internacional debería ser negociada por la CEE COMO conjunto en el cuadro de la OCDE. La Comunidad Económica Europea debería buscar soluciones no tan sólo para la reducción suficiente y equilibrada de las capacidades de producción, sino también para un reparto aceptable de los nuevos pedidos.

-Si la OCDE no ofrece soluciones satisfactorias, la CEE podría buscar un acuerdo con Japón, asociando a las negociaciones y futuros compromisos a todos aquellos países miembros de la OCDE que deseen participar.

El sector de la construcción naval. ocupa directamente a más de 400.000 personas en los países de la CEE y asegura el trabajo a un millón más en industrias auxiliares. El comercio exterior de la CEE depende en un 80 por 100 del transporte marítimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 1976

Más información

  • Las dificultades del sector no desaparecerán hasta 1980