_
_
_
_
_

Fase final de las primarias americanas

Desde hoy al 8 de junio se producirá, en los Estados Unidos la carrera final de las elecciones primarias. Hoy, en Arkansas, Idaho, Kentucky, Nevada, Tennesse y Oregón. El 1 de junio, en Rhode Island, Montana y Dakota del Sur y el 8 en California, Nueva Jersey y Ohio.El pasado fin de semana Ford consiguió nuevos delegados estatales que le colocan, frente a Reagan, en el primer puesto republicano. Y Carter veintiséis, menos de los previstos, en las convenciones de Virginia y Vermont.

Pasado el 8 de junio sólo quedan ya las convenciones de los partidos para nombrar definitivamente las candidaturas que se presentarán en la prueba del 2 de noviembre. La convención demócrata se reunirá en Nueva York, el 12 de julio, y la republicana el 16 de agosto en Kansas City. Largo espacio entre la terminación de las primarias y la nominación de candidatos que, a salvo de los resultados de las trece últimas elecciones, dará numerosas ocasiones para las maniobras de los partidos y no pocas sorpresas, como la de que Ford vuelva a aventajar a Reagan con resultados logrados fuera de las primarias.

Por supuesto que el rival de Ford puede obtener nuevos éxitos, principalmente en los estados del sur y en especial en su querida California, estado del que fue gobernador. Sin embargo, es dudoso que en Kansas City se le elija candidato del Partido Republicano. En el caso de que Ford no obtenga tampoco la nominación, los notables del Partido se decidirán por candidaturas de compromiso.

Si la división de votos es menos plural entre los republicanos que entre los demócratas, tanto en unos como en otros es muy difícil apostar por Reagan o por Carter. En el primer caso, la resistencia del Partido puede tomar cuerpo en Kansas City. En el de Carter, esta prueba de los doce estados registrará nuevos esfuerzos para cerrarle el camino, que se engloban bajo la divisa ABC (Anibody But Carter), cualquiera menos Carter. En esta intención se sitúan Humphrey, Edward Kennedy, Frank Church y, especialmente, Jerry Brown, que batió al exgobernador de Georgia en Maryland, la semana pasada.

El presidente Ford declaró haber recobrado su buena forma después de los éxitos en Michigan y Maryland. Sus consejeros estarían muy satisfechos si consiguiese ganar en dos de las elecciones de hoy.

En cuatro de los estados restantes se da como segura la victoria de Reagan. Respecto a Carter se estima que su prueba principal estará en las primarias del día 8, en California, y, más aún, en Nueva Jersey y Ohio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hasta ahora se concedió primordial importancia a los resultados de las elecciones primarias. Ya merecen interés especial los resultados en estados sin ese tipo de elecciones, como los del pasado fin de semana, los pronunciamientos de los delegados que aún no se decidieron, el fenómeno sorprendente del «crossover» (voto que se traslada de uno a otro partido), los manejos de los notables de los partidos... Es decir, todo aquello que está aparte de la máxima prueba democrática que suponen las primarias. De aquí a las convenciones, todas las combinaciones electorales son más o menos posibles.

La estructura federal del país, la poca homogeneidad en el proceso electoral según se trata de uno u otro estado, impiden confiar excesivamente en el número de delegados obtenidos en las primarias. El peso de la maquinaria de los partidos es enorme y si Reagan y Carter no acuden a Kansas City o Nueva York con indudable mayoría, el juego de los intereses de cada partido tendrá el campo libre.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_