Luis Enrique deja de ser seleccionador de España y Luis de la Fuente será su sustituto

“Lo que necesita la selección es apoyo”, dice el técnico gijonés en su comunicado de despedida. Molina también abandona el cargo de director deportivo de la federación y su puesto lo ocupará Albert Luque

El ya ex seleccionador español, Luis Enrique, durante el partido entre España y Marruecos en Doha, Qatar.
El ya ex seleccionador español, Luis Enrique, durante el partido entre España y Marruecos en Doha, Qatar.Jaime Villanueva

La Federación Española de Fútbol ha decidido no renovar el contrato de Luis Enrique como seleccionador, que expiraba a la conclusión del Mundial de Qatar. Su lugar lo ocupará el actual seleccionador sub-21, Luis de la Fuente, que en principio firmará un contrato hasta 2024.

Con la inesperada eliminación de España en octavos de final ante Marruecos, los acontecimientos se precipitaron en la mañana de este jueves. El técnico no viajó a Barcelona al regreso de Doha y este jueves, durante una conversación distendida con el director deportivo federativo, José Francisco Molina, este le comunicó que no seguiría al frente de la selección. Molina, que desde hace tiempo tenía pensado abandonar el cargo para retomar su carrera como entrenador, tampoco continuará y será reemplazado por el exinternacional Albert Luque, que hasta ahora formaba parte del cuerpo de asesores del presidente federativo Luis Rubiales, que no estuvo presente en la reunión entre Molina y Luis Enrique. Con el relevo se pone fin al ciclo iniciado en septiembre de 2018, interrumpido durante casi un año por la enfermedad y posterior fallecimiento de la hija pequeña del ya ex seleccionador nacional.

La continuidad del preparador gijonés estaba en el aire desde que hace un año rechazara una oferta de renovación de la federación. Las partes acordaron citarse a la conclusión de la Copa del Mundo y decidir. Por entonces, la fuerza en la negociación la tenía el técnico, pero esta se ha ido degradando hasta quedar muy debilitada por el traspié con Marruecos. Luis Enrique estaba convencido de que la federación le propondría la continuidad y estaba dispuesto a aceptarla, según fuentes próximas a la entidad. “Solo puedo estar superagradecido a quienes me ficharon dos veces”, escribió el asturiano en un comunicado en su cuenta de Instagram, en el que daba las gracias también a los jugadores, a la afición y a todo el equipo técnico que lo acompañó durante su etapa como seleccionador. “Lo que necesita la selección es APOYO [sic] en todo su significado para que Luis de la Fuente consiga todo lo que se proponga”, concluía el texto. Su relevo se ha impuesto a Marcelino García Toral. El nuevo seleccionador será presentado el próximo lunes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. De la Fuente debutará el 23 de marzo en suelo español ante Noruega, en el primer partido de clasificación para la Eurocopa de Alemania 2024.

Pocas opciones

La federación justifica la decisión en la escasez de ofertas en el mercado y en la promoción interna de un técnico por el que han pasado la mayoría de los jugadores jóvenes que han debutado en la selección absoluta con su antecesor. Exjugador del Athletic, con el que ganó dos Ligas (83 y 84) y una Copa (84), De la Fuente ha forjado su carrera como técnico en el fútbol formativo. En su currículum no figura experiencia alguna en clubes profesionales. Es un hombre afable, de perfil bajo, que no tiene nada que ver con el histrionismo del preparador gijonés. En 2013 ingresó en la federación y en 2015 se proclamó campeón de Europa con la selección sub-19. En 2018, fue medalla de oro en los Juegos Mediterráneos con la sub-18. Posteriormente, en julio de 2018 fue nombrado seleccionador sub-21 y en 2019 se proclamó campeón de Europa en Italia, conquistando el quinto entorchado para España tras imponerse en la final a Alemania (2-1). El ya seleccionador absoluto también logró plata en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Partidario del buen trato al balón y de la profundidad con extremos puros, en su estreno tendrá que afrontar casos como el de De Gea y Sergio Ramos, que no han renunciado a la selección.

La decisión supone poner punto final al Luis Enrique Fútbol Club en el que el ya exentrenador nacional ha tratado de convertir a la selección bajo una idea de juego atractiva, pero también temeraria, sustentada y reforzada por su liderazgo autoproclamado y su fuerte personalidad. Tras los fracasos en los Mundiales de 2014 y 2018, y en la Eurocopa de 2016, su contratación tenía como objetivo devolver a España a los puestos punteros en las grandes competiciones con un fútbol ofensivo y reenganchar a una afición desencantada. Con las semifinales alcanzadas en la última Eurocopa y el subcampeonato en la Liga de Naciones de 2021, los objetivos fueron satisfechos a falta de, al menos, igualarlos o acercarse a ellos en Qatar. El batacazo con Marruecos ha hecho saltar todo por los aires.

Luis Enrique y Luis de la Fuente, durante un entrenamiento.
Luis Enrique y Luis de la Fuente, durante un entrenamiento.J. V. / Ayman Aref (GETYY)

El magma soterrado que había en torno a la figura de Luis Enrique comenzó a entrar en erupción tras la derrota ante Japón (2-1). En las conversaciones internas y externas salieron a relucir el descontento federativo con su estrellato como streamer, el viejo reproche de no prestarse a los actos de patrocinio con la frecuencia que hubiera deseado Luis Rubiales, el repunte de su peliaguda relación con la prensa, su autoritarismo y el de parte de su cuerpo técnico, y su rigidez en la aplicación de su libreto. En este sentido, fue significativo que Laporte pidiera perdón al banquillo por un balón largo que jugó ante Marruecos.

La caída ante la selección nipona también provocó que los futbolistas decidieran montar una reunión por su cuenta para reforzarse ellos mismos tras haber contemplado el enfado monumental del técnico tras el tropiezo con la selección japonesa. En los días previos al duelo con Marruecos, el preparador gijonés estuvo más centrado en los aspectos futbolísticos que en la reactivación anímica del grupo, que siempre lideró junto al psicólogo Joaquín Valdés.

El gran legado de Luis Enrique es haber dado la alternativa a una generación de jóvenes jugadores que De la Fuente recogerá con una Eurocopa y un Mundial a sus espaldas y haber cumplido su palabra de que España siempre saldría a ganar y a jugar sin renunciar a su ambicioso estilo. Ha sido el otro fútbol el que ha escrito su epitafio como seleccionador.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS