Euforia en Venezuela con el oro olímpico de Yulimar Rojas

Los atletas venezolanos se encaminan a conseguir el mejor desempeño de la historia del país y desatan una ola de júbilo que se sobrepone a la crisis social y el marasmo económico

Familiares y amigos de Yulimar Rojas celebran el oro y el récord mundial de la atleta este domingo en su casa de Barcelona, en el Estado de Anzoátegui.
Familiares y amigos de Yulimar Rojas celebran el oro y el récord mundial de la atleta este domingo en su casa de Barcelona, en el Estado de Anzoátegui.FEDERICO PARRA (AFP)

Venezuela se ha despertado este domingo con un panorama inusualmente unánime de felicidad y plenitud. Frente a las habituales controversias políticas y el pesimismo, la atleta Yulimar Rojas le ha ofrecido al país un punto de consenso con su medalla de oro y su récord mundial de triple salto en los Juegos Olímpicos. El júbilo se ha vivido especialmente en su casa del Estado de Anzoátegui, pero también en las redes sociales, donde venezolanos de dentro y fuera del país han sido unánimes en sus elogios a la que fue nombrada mejor atleta femenina de 2020 por la Federación Internacional de Atletismo.

Más noticias

La hazaña de Rojas fue concretada horas después de las preseas de plata logradas por el ciclista de BMX, Daniel Dhers, y el pesista Keydomar Vallenilla, y le dieron forma a un estado de euforia totalizador, en el cual ha participado activamente la diáspora, que ha hecho revindicar el credo del amor a lo nacional incluso a entre los corazones más escépticos, cínicos o decepcionados.

Antes de ellos, el pesista Julio Mayora había dedicado su medalla de plata obtenida en halterofilia a la memoria del comandante Hugo Chávez. Las declaraciones de Mayora enfadaron a muchos usuarios de Twitter, pero en general fueron toleradas y comprendidas por la mayoría de la opinión pública, y no han opacado la sensación de logro nacional vigente. También han abundado las reflexiones en torno a la importancia de no politizar el evento deportivo y destacar el logro personal de los competidores.

Encabezados por Rojas, los atletas venezolanos están camino a cumplir el mejor desempeño olímpico de su historia en un país que está inmerso en su crisis política, económica y social más grave en casi cien años. Los ‘vivas’ que les dedica la afición, atenta estos días a sus deportistas en Tokio, han evaporado de momento el habitual tono apesadumbrado y malhumorado del debate local, y han sido reivindicadas por literalmente todo el arco de la opinión pública.

En la avanzada de las loas a Yulimar Rojas estaba, por supuesto, el Gobierno de Nicolás Maduro que impulsaba la etiqueta #GeneraciónDeOroInvencible, y que revindicaba como propios los logros de la delegación olímpica venezolana en muchos de los contenidos de la estatal Venezolana de Televisión. Maduro, que ha conversado personalmente con cada uno de los atletas que han obtenido medallas para felicitarlos, colocaba en su cuenta de Twitter: “tremenda victoria de Yulimar Rojas! Medalla de Oro, Récord Mundial y Olímpico para ti, guerrera, brillas con luz propia, eres fiel reflejo del espíritu combativo y de grandeza del pueblo venezolano”.

También la primera dama, Cilia Flores, y otros jerarcas importantes del chavismo, como Delcy Rodríguez, Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello, expresaron su felicidad y admiración por lo alcanzado por Rojas. Los logros de la delegación olímpica venezolana en los Juegos de Tokio 2021, sin embargo, contradicen por completo las enormes insuficiencias que han sobrellevado algunos atletas venezolanos para cumplir sus compromisos en la justa, e incluso el rezago del olimpismo venezolano en el panorama panamericano y latinoamericano en el tiempo reciente.

El chavismo ha hecho una enorme inversión en el desarrollo del deporte olímpico en este tiempo con respaldo de técnicos y atletas cubanos que no se había concretado aún en resultados particularmente apreciables. El atleta cubano Iván Pedroso, hito del deporte olímpico en su país, es el maestro y entrenador de Rojas en España, donde entrena actualmente y donde consolidó su estrellato tras comenzar su ciclo olímpico en Venezuela.

La madre de Yulimar Rojas, Yulecsi Rodriguez celebra la victoria de su hija en Barcelona, Anzoátegui, este domingo.
La madre de Yulimar Rojas, Yulecsi Rodriguez celebra la victoria de su hija en Barcelona, Anzoátegui, este domingo.FEDERICO PARRA (AFP)

Algunos medios de comunicación digitales han puesto a circular videos que captan el momento en el cual la familia de Rojas presencia la hazaña de la atleta en la oriental ciudad de Barcelona y ofrecen un contagioso momento de felicidad delirante con amigos y vecinos. “Sabíamos que lo íbamos a lograr. Gracias, hija, gracias,” declaró visiblemente emocionado Pedro Zapata, el padre de Rojas.

El líder opositor Juan Guaidó también expresó su alegría: “Hoy Yulimar Rojas ha llegado más lejos que NADIE: medalla de oro con récord mundial. Paso a paso avanzó con perseverancia, esfuerzo y confianza. ¡Gracias Yulimar por esta hazaña! Nos unes y alegras a todos los venezolanos.” “Increíble, qué grande Yulimar! Nuestra patria Venezuela vibra con tu triunfo, tu récord mundial y tu medalla de oro! Viva Venezuela hoy y siempre! Ahora es cuando”, expresó a su vez el opositor Henrique Capriles Radonski.

El karateca Antonio Díaz y la saltadora de pértiga Robeylis Peinado son los dos atletas en los cuales el país tiene puesta la esperanza de obtener alguna presea adicional en los Juegos de Tokio. Esta es la cuarta medalla de oro que alcanza Venezuela en unos Juegos Olímpicos. Con siete de plata y diez de bronce, las 21 medallas actuales la colocan en el sexto lugar entre las naciones latinoamericanas en el medallero histórico de los juegos, detrás de Cuba, Brasil, Argentina, México y Colombia.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción