_
_
_
_

El gol de la Liga es de Portu

El delantero murciano, artífice con dos tantos de la remontada del Girona al Barça, personifica la dimensión Míchel, un técnico que no solo repara en el fútbol sino en la vida de sus futbolistas y su vínculo con Montilivi

Portu delantero del Girona
Portu festeja su segundo tanto y el cuarto del Girona en el pasado envite frente al Barcelona.Siu Wu (EFE)
Ramon Besa

Nadie mejor que Portu para certificar el apoteósico triunfo del Girona contra el Barcelona y su histórica clasificación para la Champions. La figura del delantero murciano de 31 años, Portu (Christian Portugués Manzanera, Beniel; Murcia), personifica la dimensión Míchel, un técnico que no solo repara en el fútbol sino en la vida de sus futbolistas y su vínculo con Montilivi. Al igual que el Girona, Portu ha pasado por distintos estados emocionales, ha vivido los mejores momentos y también los dolorosos, hasta alcanzar la gloria con su memorable actuación contra el Barça: tres goles (dos suyos y una asistencia) en un suspiro que cuajaron la remontada local.

“Tenía una espinita clavada con este club”, argumentó el delantero al final del encuentro de Montilivi. “En mi último año aquí viví la otra cara de la moneda, que es el descenso, y me sentí uno de los máximos responsables porque jugaba siempre y no di lo mejor de mí. Ahora me puedo quitar ese dolor y disfrutar porque yo quiero mucho a este club”, argumentó Portu, “No hay nada más bonito que escribir tu nombre en la historia del club que quieres. La palabra que lo define es familia. Queda demostrado que aunque seas pequeño puedes luchar contra los grandes como el Barça”.

La entrada del atacante blanquirrojo fue decisiva para la suerte del partido porque aupó al Girona y desmoralizó al Barça. Portu salió a la cancha en el minuto 64, cuando los azulgrana ganaban por 1-2, y en solamente un minuto marcó el empate después de una asistencia de Dovbyk, habilitó a Miguel en la jugada del 3-2 y cruzó una volea extraordinaria, calificada como el gol de la Liga por Michel, en el definitivo 2-4. El delantero pasó de aguantar la rabia por su suplencia a explotar de alegría en comunión con la hinchada de Montilivi.

“Me ha dicho: ‘Me estás tocando los cojones porque el otro día marqué gol -ocurrió contra el Cádiz- y ahora me vuelves a poner en el banquillo”, contó Michel. “Y mirad cómo salió al campo; entró con una mentalidad brutal. Yo quiero a este tipo de jugadores en mi equipo”, cerró el técnico del Girona. La profundidad de Portu por la banda derecha, reforzada también con el incorporado Yan Couto como lateral y mal defendida por Cancelo, encendió el partido para el Girona, sometido durante una hora y fulgurante en 30 minutos, 10 protagonizados por el jugador de Beniel.

Portu regresó a Girona en el último día de mercado después de renunciar a una notable cantidad de dinero en Getafe. Quería volver a ser protagonista en un equipo al que llegó en 2016 procedente del descendido Albacete. Ascendió a Primera División con el Girona y marcó goles significativos contra rivales como el Madrid. La Real Sociedad le fichó en 2019, tiempo suficiente para disfrutar del título de la Copa del Rey antes de ser cedido al Getafe. El murciano quería ser protagonista, una vez había debutado en la élite con el Valencia en 2014, y volvió a Girona.

El delantero de Beniel jugó con el filial valencianista en Segunda B y antes en Tercera, una categoría en la que pasó muchos años el Girona, que incluso llegó a militar en la Primera Catalana y la Regional Preferente. Hasta que futbolista y equipo han alcanzado la Champions en la llamada dimensión Míchel. Los retos no cesan para el técnico: el segundo puesto de la Liga, jugar contra el Inter y el Liverpool en la Champions y ganar un título. Además, aspira de momento a disputar la próxima Supercopa a falta de cuatro jornadas para acabar la Liga.

Antes, en cualquier caso, habrá que corresponder a las exigencias de la UEFA para poder competir la Liga de Campeones. El organizador del torneo no acepta las gradas supletorias y por tanto el Girona deberá reducir de 14.000 a 9.000 las localidades de Montilivi –o buscar un escenario nuevo– y ajustar también su organización y accionariado para mantener su vínculo con el Manchester City. La logística, en cualquier caso, no es asunto de Míchel ni de Portu, que comparten su gusto por el fútbol dinámico y ofensivo y sobre todo por los goles, como se vio ante el Barça.

El Girona ha marcado 73 tantos, uno menos que el Madrid, aunque si se cuentan los goles a favor en campo propio totaliza 46 por 43 del equipo de Ancelotti. El más recordado será, en cualquier caso, el 4-2 de Portu contra el Barça en un instante de plenitud en Montilivi. La volea alcanzó la red por la fe de Portu, la tramontana que venía del aliento de los hinchas blanquirrojos y el fútbol racheado del Girona. Hay que saber estar en la cancha, resistir cuando las cosas no van bien y los jugadores parecen agarrotados, y dejarse ir cuando juegan a favor como pasó con el Barça.

Nadie sabe interpretar mejor la liturgia gironina que Portu, el murciano enamorado del Girona que marcó un “gol que solo se había imaginado él”, en palabras de Michel. “Mira a Portu, que marca goles, pero no lo pongo nunca de titular”, le dijo el técnico a Yan Couto cuando el brasileño estaba desolado por no ser titular ante el Barça. “Me estás hundiendo, pero no pasa nada”, le respondió el murciano, convencido de que tendría impacto en el partido. “Yo voy a salir y voy a marcar otra vez”, le respondió. Y así fue.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ramon Besa
Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_