Wembley encumbra a Donnarumma

El portero italiano es nombrado mejor jugador de la Eurocopa después de conceder solo cuatro de los nueve penaltis en las tandas de la semifinal y la final en el estadio londinense

Donnarumma celebra con sus compañeros el triunfo ante Inglaterra en los penaltis en la final de la Eurocopa en Wembley.
Donnarumma celebra con sus compañeros el triunfo ante Inglaterra en los penaltis en la final de la Eurocopa en Wembley.LAURENCE GRIFFITHS (Reuters)

“El mago de los penaltis”. Esta es la expresión con la que la Gazzetta dello Sport define a Gianluigi Donnarumma, el gran héroe de Italia en la conquista de la Eurocopa. El portero de 22 años ha sido nombrado el mejor jugador del torneo, el más joven de la historia en conseguir este galardón y el segundo arquero en agenciárselo después de Peter Schmeichel en 1992. Sus actuaciones en las tandas de penaltis de la semifinal ante España y la final en Wembley contra Inglaterra, consagran a Gigio como uno de los porteros del momento, decisivo cuando la responsabilidad recae sobre sus hombros.

Roberto Mancini, su seleccionador, no tiene dudas. “Es el mejor portero del mundo”, destaca. “Es una suerte tenerlo con nosotros, estaba seguro que iba a detener un par de penaltis”. La misma confianza que tenía Sergio Mattarella, presidente de Italia. “Estamos en las grandes manos de Donnarumma”, afirmaba el mandatario desde el palco de Wembley antes de la tanda definitiva ante Inglaterra. Pocos minutos después, el portero les daba la razón y coronaba a su selección campeona de Europa 53 años después. Wembley quedó mudo, pero la fiesta en Roma no hizo nada más que empezar.

Ceferin, presidente de la UEFA, entrega el premio a mejor jugador de la Eurocopa a Donnarumma.
Ceferin, presidente de la UEFA, entrega el premio a mejor jugador de la Eurocopa a Donnarumma.John Sibley / POOL (EFE)

Y es que Donnarumma, llamado a convertirse en el heredero de la exigente meta italiana desde que se estrenó como profesional con apenas 16 años, recordará para siempre sus noches en el templo londinense, en donde rubricó su nombre para la historia. Primero, en las semifinales ante España, salvó a su equipo en varias ocasiones y cuando llegó la tanda de penaltis, detuvo el último lanzamiento a Morata. “Hay una parte de estudio pero también mucho de instinto”, reflexionaba tras conseguir el pase a la final. Ante Inglaterra, poco pudo hacer para evitar el tempranero gol de Shaw, uno de los dos disparos a puerta de los de Southgate en todo el partido, pero volvió a aparecer cuando todos los focos apuntaban a él. En los tres últimos lanzamientos de la tanda de penaltis, atajó el disparo de Sancho, vio con la mirada como Rashford estrellaba el balón en el palo, y detuvo el quinto a Saka.

Más información

Su fiabilidad en las penas máximas es la gran carta de presentación del joven portero, que ha utiliza guantes con púas para facilitar los despejes. El analista MisterChip señalaba antes de la tanda ante España que, en toda su carrera como profesional, Donnarumma había detenido el 35% de los penaltis que le habían lanzado. Al final de esta Eurocopa, esa estadística se confirma. Un penalti detenido en semifinales y dos en la final, el 33% de los nueve que ha recibido entre las dos tandas. Sumando los fallos de Dani Olmo y Rashford, que no lanzaron a portería, Donnarumma solo ha concedido cuatro de nueve, menos de la mitad. En la Eurocopa con más tandas de la historia (cuatro, como en 1996), el acierto del portero ha sido capital en la conquista del título.

“Hemos ido de Gigi a Gigio”, destacaba el capitán Giorgio Chiellini, comparando a Donnarumma con Buffon, el último gran señor de la portería italiana. Su compañero en la zaga y MVP de la final, Leonardo Bonucci, también quiso trazar el paralelismo entre el joven portero y la leyenda que ganó el Mundial de 2006, también en los penaltis. “Jugué muchos años con Buffon y ahora, con Donnarumma, la tranquilidad es la misma, estamos igual de seguros”. Donnarumma trata de evitar la comparación con el que es su ídolo de la infancia, “el número uno” según el joven portero, y se deshace en elogios hacia la pareja de centrales. “El premio a mejor jugador del torneo ha sido gracias a Bonucci y Chiellini. Yo aún tengo mucha carrera por delante y esto es un punto de partida”.

De momento, se encuentra a un solo partido de igualar el record de imbatibilidad de 35 partidos seguidos que ostentan España y Brasil. Durante esta Eurocopa, ya superó la marca de 1.143 minutos sin encajar de Dino Zoff, dejando su portería a cero en toda la fase de grupos. El gol del austriaco Kalajdzic en la prórroga de los octavos puso fin a la racha de 1.168 minutos, tras 11 partidos sin tener que ir a recoger ningún balón al fondo de la red.

Su siguiente reto será triunfar fuera de su hogar, el Milan, donde debutó con 16 años y ha llegado a ser el capitán. Su agente, Mino Raiola, le convenció de no renovar con el club rossonero y su destino apunta a París, donde luchará con Keylor Navas por el puesto de titular. “Sueño con el Balón de Oro”, declara. Por ahora, con 22 años, ya puede considerarse entre los mejores, pero el tiempo será quien confirme las ambiciones del portero o las deje en eso, un sueño.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción