Eurocopa

Luis Enrique, a los pies de Rodri

La baja de Busi acelera su recambio natural por el medio del Manchester City, que ha crecido mucho en la Premier

Rodri pugna por el balón con Pedro Gonçalves, en el España-Portugal del viernes.
Rodri pugna por el balón con Pedro Gonçalves, en el España-Portugal del viernes.MARIO CRUZ / EFE

El positivo por coronavirus de Sergio Busquets y su baja para el estreno en la Eurocopa de España en Sevilla, el próximo lunes ante Suecia, ha puesto en el foco en Rodrigo Hernández (Madrid, 24 años). El mediocentro del Manchester City (20 veces internacional) es señalado desde hace tiempo como el relevo natural de Busquets. El coronavirus ha acelerado un proceso que ya estaba muy cercano a concretarse por la edad de Busquets (32 años) y la pujanza de su competidor. En la Federación no descartaban que en la Eurocopa, al menos en algunos de los partidos, Rodri fuera el elegido por el seleccionador para jugar de inicio.

Luis Enrique ya manifestó en una de las últimas convocatorias que se sentía muy tranquilo. “Rodri aporta cosas diferentes”, explicó el seleccionador. En la goleada a Alemania (6-0) del pasado mes de noviembre, el excentrocampista del Atlético fue titular en el que se considera el mejor partido de la era del actual preparador. El propio Busquets también apuntó por entonces al jugador del City como su recambio más lógico. “No hay dos futbolistas iguales, Rodri es un pedazo de jugador, personalmente me encanta, está en un gran club y con un gran entrenador”, elogió el azulgrana a su compañero de posición el pasado mes de septiembre. La relación entre ambos ha estado marcada por la admiración de Rodri hacia Busquets y el elogio de este hacia su sustituto desde que irrumpió en Primera División con el Villarreal.

Más información

El crecimiento experimentado por Rodri en la Premier League va de lo físico a lo futbolístico desde que en el verano de 2019 abandonara el Atlético para fichar por el City. La masa muscular que luce ahora en piernas y pectorales no responde a sesiones de gimnasio —apenas lo visita una vez a la semana y siempre para el tren inferior—. Ha sido el exigente ritmo de juego del campeonato inglés el que ha terminado por moldear una figura más robusta que en sus tiempos de rojiblanco y del Villarreal.

Bajo la dirección de Pep Guardiola, Rodri ha sido un fijo en el once del Manchester City durante estas dos temporadas. Elemento clave en la reciente conquista de la Premier, su agotamiento físico fue una de las razones por las que quedó fuera del equipo en la vuelta de las semifinales de la Champions ante el PSG y de la final contra el Chelsea tras una campaña en la que elevó notablemente su umbral de esfuerzo.

En su primer curso en el City, Rodrigo disputó 52 partidos entre todas las competiciones (3.679 minutos) más cuatro con la selección (282). Esta temporada ha intervenido en 53 encuentros con su club, solo uno más que la anterior, pero ha completado más, lo que ha elevado hasta 3.991 los minutos que ha disputado. Su actividad en la selección también ha sido superior esta campaña, con nueve partidos y 494 minutos. Además, Guardiola le ha hecho jugar como único pivote de referencia, lo que también contribuyó a su desgaste en la recta final del ejercicio. Las dolorosas suplencias de la Champions al menos han favorecido que Rodri llegue fresco de piernas a la concentración de la selección española. La media hora que jugó ante Portugal en el Wanda, tras reemplazar a Busquets, satisfizo al seleccionador.

Desde lo futbolístico, el crecimiento de Rodrigo en estos dos años tiene que ver con el estilo que ha implantado Guardiola en el City. Si en el Atlético de Simeone promediaba 56 pases por partido, en su actual club registra 78, con un porcentaje de acierto del 92%. En la federación también observan a un futbolista que ha mejorado en las conducciones para dividir en campo contrario, en las anticipaciones y en los tiempos de cuándo saltar a la presión, tan fundamental en el libreto de Luis Enrique. Acusado en el Atlético de jugar demasiado en horizontal y de no romper líneas, el vertiginoso fútbol de la Premier le ha obligado a incrementar sensiblemente sus pases en vertical y su acierto en ellos.

El desafío de Rodri de reemplazar al único superviviente de la selección campeona del mundo en 2010 es mayúsculo. Luis Enrique y la selección se han echado a sus pies antes de lo previsto y ahora el técnico debe decidir los dos volantes que le acompañarán. Con Koke, con el que jugó en el Atlético, mezcló bien en la citada tunda a los alemanes, en la que Fabián, tras una rotura muscular de Canales, también brilló.


Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50