_
_
_
_
_

Patrick Mahomes derrota a San Francisco en la Super Bowl con una prórroga épica (22-25)

Los Kansas City Chiefs logran su tercer título en cinco años y se convierten en los primeros en ganar dos campeonatos consecutivos en 20 años

"¡Viva Las Vegas!", gritó Travis Kelce tras conquistar el título en la ciudad.Foto: BRIAN SNYDER (REUTERS) | Vídeo: EPV

No podía ser de otra forma. En la ciudad del espectáculo y frente a la mayor estrella del pop mundial. Puede que Taylor Swift haya hecho del despecho una industria millonaria, pero nadie rompe corazones como Patrick Mahomes. El quarterback de Kansas City ha ganado su tercer campeonato en cinco años en una épica final con prórroga y remontada. Con 28 años, el jugador afianza su leyenda y vuelve a repetir con San Francisco la dosis que le administró hace cuatro años. Los Chiefs se han convertido esta noche de domingo en Las Vegas en el primer equipo en 19 años que conquista dos campeonatos consecutivos. El último en hacerlo fue Tom Brady y los Patriots de Bill Belichick. Mahomes y Andy Reid acortan distancias para quienes los miden con los de Nueva Inglaterra.

“Los Chiefs no pueden ser nunca los underdogs, que lo sepan”, ha dicho Mahomes, esta noche con el trofeo Vince Lombardi en la mano. El jugador utilizó en el podio un término que no tiene una traducción literal en español, pero significa por el que nadie da nada. Es difícil pensar que los Chiefs, convertidos en una dinastía que marcará una generación, no hayan empezado la noche partiendo como favoritos. En la capital mundial del juego, los pronósticos favorecían ligeramente a los 49ers, quienes habían tenido una sólida temporada liderados por Brock Purdy. El quarterback es conocido como Mister Irrelevante, porque fue fichado en 2022 en la última posición, la 262ª de la séptima ronda del draft. Si alguien venía de abajo para llevarse la gloria este domingo, ese era Purdy, quien mostró frialdad al medirse al mejor de la NFL. Mahomes ha ganado esta noche su tercer MVP en una final.

Kansas City ha repetido la misma dosis a los 49ers que cuando se enfrentaron en la Super Bowl 54. Mahomes jugaba entonces su primera final y llegó al último cuarto perdiendo por 10. En un memorable cierre, llevó a los Chiefs a anotar 21 puntos para remontar y conquistar el primer título de la franquicia desde 1970. La de este domingo supera en épica aquella actuación. Fue ante un rival que fue superior en varios momentos y en un juego plagado de errores, incluidas seis entregas de balón. Mahomes recordó a todos que se motiva más cuando menos se cree en él. En el tiempo extra, el segundo en la historia del Super Bowl y el primero que daba la oportunidad a ambos equipos de tener una ofensiva, corrió 19 yardas para acercar a su equipo a la zona roja en la jugada definitiva. Segundos después provocó la lluvia de confeti amarillo con un pase de touchdown de tres yardas a Mecole Hardman. Cerró la noche convirtiendo 34 pases de 46 intentos.

Los Chiefs se impusieron a San Francisco por tierra y por aire con 130 yardas y 330, respectivamente. Con el triunfo de esta noche concluyen unos playoffs en los que batieron a los mejores equipos de la conferencia y de la liga, entre ellos los Buffalo Bills, los Baltimore Ravens y a los de Purdy.

Cuando arrancó la Super Bowl, solo San Francisco parecía haber saltado a la cancha con hambre de triunfo. Los primeros minutos de los 49ers con la pelota probaron por qué la ofensiva del equipo los había traído hasta Las Vegas. El entrenador Kyle Shanahan mostró un versátil catálogo de ataque. Purdy conectó siempre con Kyle Juszczy, Deebo Samuel, quien estuvo a punto de abandonar por lesión, y Christian McCaffrey, quien comenzó a sumar yardas desde los primeros minutos. Solo un balón suelto de McCaffrey cerca de la zona de anotación manchó un potente ataque inicial. Fue el tercer fumble en toda la temporada para un corredor que por lo general es muy seguro corriendo la pelota. McCaffrey tuvo 22 acarreos para 80 yardas.

Uno de los dichos más viejos de este deporte dice que son las defensas las que ganan campeonatos. “¿Qué les ha parecido esa D?”, gritó Andy Reid, el entrenador de los Chiefs, a los aficionados de su equipo tras ganar el título. Los defensivos fueron los protagonistas de la final. Chase Young y Randy Gregory presionaron y agobiaron a Mahomes en varias ocasiones. Este fue capturado tres veces y lanzó una intercepción. El muro desplegado por San Francisco probó ser eficaz para desactivar a Isaiah Pacheco y sus explosivas carreras.

Las jugadas defensivas y los equipos especiales marcaron una tediosa primera mitad de pocos puntos. Fue la primera Super Bowl en un lustro, y la décima en la historia, en el que nadie anotó en el primer cuarto. La última vez sucedió en la edición 53ª, entre los Patriots de Brady y los Rams de Jared Goff, en un juego que solo tuvo 16 puntos.

Los 61.000 aficionados en el estadio Allegiant pensaron que esta final tendría un resultado similar. El marcador comenzó a sumar gracias a Jake Moody, el pateador de San Francisco, con una anotación de 55 yardas. Minutos después, el entrenador Shanahan mostró su creatividad enviando a la cancha una jugada de engaño. Purdy dio la pelota al receptor Jauaun Jennings, quien lanzó a la zona de anotación para encontrar a McCaffrey. Jennings tuvo la noche de su vida. Lanzó un pase de anotación y se apuntó un touchdown más tarde, algo que solo ha hecho otro jugador en una Super Bowl.

Taylor Swift besa a Travis Kelce tras el triunfo.
Taylor Swift besa a Travis Kelce tras el triunfo.MIKE BLAKE (REUTERS)

Ni siquiera las celebridades que acudieron al estadio podían ocultar el aburrimiento que les provocó el arranque. Mil aviones privados aterrizaron en Nevada estos días. Muchos de esos pasajeros estuvieron aquí esta noche. El actor Jeff Goldblum fue captado por las cámaras viendo su teléfono, Ariana Grande estaba acurrucada en el hombro de una amiga, Leonardo Dicaprio distraído y Taylor Swift prefería acabar con el tedio bebiendo de golpe. La cantante cruzó el Pacífico desde Japón para ver a su novio, Travis Kelce. Este tuvo un flojo comienzo, había atrapado solo un pase y avanzado una yarda hasta el tercer cuarto. Solo el espectáculo de Usher hizo que el estadio se sacudiera el hastío con un vibrante número musical que contó con varios invitados, como Alicia Keys, HER, Ludacris y Lil Jon.

La historia de esta Super Bowl cambió en el último cuarto. Pacheco había sufrido para batir el muro de San Francisco en el arranque, pero encontró nuevas vías en el cierre del partido. Fue el más activo por tierra con 18 acarreos para 59 yardas en toda la noche, solo superado por Mahomes, quien corrió 66. Kelce, otro jugador clave para la ofensiva de Kansas City, parecía haber dejado su letargo en el vestidor durante el descanso. Al final fue clave para alcanzar los primeros y diez que extendían los drives ofensivos y evitaban que San Francisco tuviera la pelota. Al final de la noche, Kelce sumó 93 yardas en nueve recepciones. La más importante, sin embargo, la hizo Marques Valdez-Scanting, quien anotó el touchdown que dio a los Chiefs la oportunidad de llegar a la prórroga. Solo Valdez-Scanting y Hardman anotaron. El resto de los puntos fueron del pateador Harrison Butker, quien sumó 13. Uno de sus goles de campo, de 57 yardas, impuso un récord como el más largo en la historia de las finales.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_