_
_
_
_
El malecón
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Iraola, el técnico que va como un rayo

A los entrenadores conviene medirles más allá de los resultados. Los de este vasco, por ahora, son sobresalientes. Pero hay otros valores a resaltar

Andoni Iraola
Andoni Iraola, durante un partido de la Liga entre el Rayo Vallecano y el Almería, en el estadio de Vallecas el 6 de febrero.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)
José Sámano

Es el técnico más joven de Primera, escaparate en el que solo lleva temporada y media. Su segundo (Íñigo Pérez) es novato de este curso y su ariete titular (Camello) también se estrena en la gran pasarela. El valor medio de mercado de su plantilla es de cuatro millones de euros. Su estadio tiene el segundo menor aforo de la categoría (unos 15.000 espectadores, poco más que Montilivi) y el equipo es el quinto por la cola en cuanto a límite salarial (solo por delante de Valladolid, Girona, Getafe y Almería). El club abandera a un distrito madrileño con 240.000 habitantes, ciudad en la que comparte cartel con dos portaviones como el Real Madrid y el Atlético. No acaban ahí las peculiaridades de la plaza en la que despunta Andoni Iraola (Usurbil, Gipuzkoa, 40 años).

En Vallecas cohabitan malamente dos almas, la de un amplio sector de la grada enraizado con la izquierda radical y un dirigente que invita al palco a Santiago Abascal y Rocío Monasterio. Y lo hace el día que desfila en el barrio el Albacete con Zozulya, al que los ultras locales vetaron por su supuesto credo nazi. Es el mismo presidente que denunció la agresión del agente de su jugador más caro (Raúl de Tomás). El chico ni juega todavía. Es el Rayo, donde lo mismo hay un sabotaje eléctrico que una colecta de vestuario para evitar el desahucio de Doña Carmen y se luce una camiseta pionera con los colores del arcoíris. Es la entidad en la que su primer mandatario deja correr que un técnico se jacte de proponer “hacer una como los de la Arandina”, caso por el que tres jugadores del club burgalés fueron condenados por abusar sexualmente de una chica de 16 años.

No es un club fácil este Rayo protesta. Pero Iraola, un técnico sensato, de los que van de puntillas en ese espumoso mundo de las celebridades futboleras, tiene al equipo como un rayo. Primero un ascenso, luego una semifinal de Copa 40 años después en la que solo le descarriló el campeón (Betis) y una permanencia de lo más desahogada, pese a cierto desplome en el segundo tramo. Cumplida la primera vuelta, tiene al equipo quinto, en zona europea, a tres puntos del Atlético, que cierra la órbita de la Champions, tras ganar al Real Madrid y birlarle dos puntos al Barça en el Camp Nou, donde ya ganó el pasado mes de abril.

Al frente de la obra, Iraola, un tipo normal que no sufre de actualidad pese a contar con una carrera extraordinaria. Una vida por el Athletic, donde solo Iríbar, Rojo y Etxeberria tuvieron más alineaciones. Iraola, el mismo fino lateral que cerró su carrera con el New York City, donde cabe reparar cuál era su gabinete de medio campo: Iraola, Pirlo y Lampard. Andoni, sin más. El mismo que comenzó su carrera de entrenador en el Larnaca de Chipre antes de un prodigio en Miranda de Ebro, con un equipo de Segunda de pasmo en pasmo hasta las semifinales de la Copa —también cayó ante el campeón, la Real Sociedad—, torneo muy de Iraola, muy de su Athletic.

A los entrenadores conviene medirles más allá de los resultados. Los de este vasco, por ahora, son sobresalientes. Pero hay otros valores a resaltar. Por ejemplo, la progresión de los futbolistas. En este Rayo, equipo dicharachero con la pelota, recreativo siempre que puede, prosperan y prosperan futbolistas a los que solo les falta mayor atalaya, casos de Catena, Fran García, Isi, Álvaro, Comesaña… Un filón para el Rayo.

Si el maldito fútbol no le hace un regate, todo apunta a que el destino de Iraola será el Athletic. Quién sabe. En algunos foros se tacha su anormal normalidad, factor que, dicen, le desacredita para un grande que no sea el Athletic que le acunó en 510 partidos. Puede ser. Pero cabría preguntarse qué harían algunos pavos reales en un club tan singular como el rayito, orgullo barrial vallecano desde 1924, santo y seña de Manuel Peñalva, Potele, Felines, Landáburu, Alvarito, Guzmán, Cota, Michel… Un Rayo que rema como nunca en Primera en su 20ª temporada en la cumbre. Con Iraola tiene a tiro batir su mejor clasificación, el octavo escalón del curso 2012-2013. Y hasta abrirse paso en Europa por segunda vez si no se marchita de nuevo en la segunda vuelta. Ahora, por puntos, en la campaña 2000-2001 por invitación de la UEFA por juego limpio.

Quizá no sea casual el origen de Iraola, formado en ese gran caladero que es el Antiguoko de San Sebastián, donde además de jugador infantil fue técnico juvenil. Con el preparador rayista hoy también riman con éxito Mikel Arteta (líder con el Arsenal en la Premier) y Xabi Alonso (que reflota al Bayer Leverkusen). El Antiguoko fue el club embrionario de los tres. Y del entorno de la Real también florecieron Unai Emery, Julen Lopetegui, Jagoba Arrasate, Imanol Alguacil… Iraola tiene escuela. Y en Vallecas se ha declarado el estado de optimismo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

José Sámano
Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que fue Redactor Jefe entre 2006-2014 y 2018-2022. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_