Zubimendi, en la pasarela del Camp Nou

El medio de la Real Sociedad, por quien suspira el Barça, visita el coliseo azulgrana

Matin Zubimendi durante el partido de la Liga entre la Real Sociedad y el Athletic, en Anoeta el 14 de enero.
Matin Zubimendi durante el partido de la Liga entre la Real Sociedad y el Athletic, en Anoeta el 14 de enero.Quality Sport Images (Getty Images)

Martín Zubimendi (San Sebastián, 23 años) lleva años mirándose en el espejo de Sergio Busquets. “Ha hecho mucho daño al resto de mediocentros y me falta mucho para llegar a ser como él, la verdad”. En Barcelona sueñan con convertir al donostiarra en el sustituto de su número 5. Cuando el futbolista de los 851 partidos entre el Barcelona y la selección española se despida, Xavi suspira por tener en su lugar al hombre que sirve de equilibrio a la Real Sociedad.

Pero no le será sencillo al club azulgrana, que tendrá, en el enfrentamiento de Copa del Camp Nou (Miércoles 25, 21.00, Movistar), la oportunidad de ver en vivo al futbolista que ha crecido tanto en los últimos años, y que está en la agenda de varios clubes europeos. Se exhibirá una vez más en la pasarela del coliseo azulgrana. El último es el Arsenal. Otro donostiarra, Mikel Arteta, entrenador del líder de la Premier, les pidió a los dueños del club el fichaje de Zubimendi. La entidad londinense se dirigió a la Real Sociedad, para tratar de negociar el traspaso en el mercado de invierno, pero desde el despacho de Jokin Aperribay, el presidente realista, se remitieron a la cláusula de rescisión, que sigue siendo de 60 millones de euros después de la renovación del jugador hasta 2027. Ellos no van a vender.

Tras la respuesta txuri urdin, el Arsenal se dirigió al propio jugador, que comparte representante con Arteta, dispuesto a abonar ese dinero para que Zubimendi fichara de inmediato por los gunners, pero los londinenses se encontraron con otra negativa. El futbolista no quiere abandonar a su equipo a mitad de temporada, con la Real en tercera posición y una cómoda ventaja para meterse en Champions, y clasificada para los octavos de final de la Europa League.

En San Sebastián temen que esa decisión actual, cambie más adelante, entre otras cosas, por el empeño del jugador y su representante de no aumentar el importe de la cláusula que tenía en su anterior contrato, aunque él siempre le haya quitado importancia al asunto. “La Real se caracteriza de primeras por poner una cláusula muy alta a los que somos de aquí y es algo a tratar como todo lo demás”, apuntaba en una entrevista a Noticias de Gipuzkoa antes de su renovación.

La cuestión es que su cotización ha ido en aumento desde que se consolidó como titular con Imanol Alguacil en el banquillo: “Soy el segundo jugador al que más broncas echa”, decía Zubimendi al hablar de su entrenador. El primero era Januzaj, que ya no está en la Real, así que tal vez haya subido en el ránking, como lo ha hecho su juego, con el que la Real ha crecido exponencialmente. Aunque Illarramendi está en la recámara, por su experiencia y su calidad, es Martín el que se ha hecho con la titularidad.

Y se sigue mirando en el espejo de los que le precedieron. “Como pivote puro tengo dos referencias: Xabi Alonso y Busquets. Xabi por su trayectoria y por salir de un club pequeño como también lo hice yo”, apunta. “De su trayectoria no puedo decir más que halagos y tuve la suerte de que fuese mi entrenador después. Con él empecé a entender la salida de balón y cómo cambiar en función de cómo presionaba el rival”.

El alumno está llegando al nivel de su maestro. En la Copa, frente al equipo de su otro manual de instrucciones, tendrá la ocasión de volver a reivindicarse en el césped, y los espectadores del Camp Nou, de observar de cerca al que puede, tal vez, ser su próximo número 5, —que ahora es el 3—, aunque la Premier League, más boyante que el Barcelona, también esté por medio.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS