Ancelotti: “El aprendizaje de Rodrygo ha terminado”

El entrenador del Real Madrid valora las cualidades del brasileño, autor del segundo gol y la asistencia clave en Cornellà, y vuelve a recurrir a todo el repertorio del centro del campo “para meter energía”

Rodrygo Goes celebra el gol ante el Betis.
Rodrygo Goes celebra el gol ante el Betis.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

En la previa, Carlo Ancelotti dijo, como en la tómbola, que en el centro del campo tenía de todo: “Energía, calidad, inteligencia, posicionamiento…”, enumeró el italiano, que al final del mercado sufrió la inquietante pérdida de Casemiro. En Cornellà, hace una semana, al Espanyol le ganó (1-4) soltando los caballos de Camavinga y Rodrygo. Este sábado, con el sol cayendo a plomo en la sopera del Bernabéu, recurrió a falta de una hora a Valverde (suplente por primera vez este curso) y dos minutos tardó el uruguayo en hilvanar con Rodrygo el 2-1.

RMAReal Madrid
Real Madrid
2
Courtois, Ferland Mendy, Eder Militao, Alaba, Dani Carvajal (Rüdiger, min. 90), Aurelien Tchouameni, Modric (Kroos, min. 79), Camavinga (Federico Valverde, min. 63), Benzema, Vinicius Junior y Rodrygo (Dani Ceballos, min. 79)
BET Betis
1
Betis
Rui Silva, Álex Moreno, Sabaly (Aitor Ruibal, min. 70), Edgar González, Luiz Felipe, Juanmi (Joaquín, min. 70), Guido Rodríguez, Canales, Fekir (Luiz Henrique, min. 11), Guardado (Willian José, min. 70) y Borja Iglesias
Goles 1-0 min. 8: Vinicius Junior. 1-1 min. 16: Canales. 2-1 min. 64: Rodrygo.
Árbitro José María Sánchez Martínez
Tarjetas amarillas Edgar González (min. 25)

El técnico siente que todavía le quedan por ajustar tornillos en el caparazón defensivo de la medular después de la marcha del brasileño -pese a la buena presentación de Tchouameni-, pero en tareas ofensivas no le faltan dados que lanzar desde esa línea. Al final, los seis medios que tenía a su disposición, los seis salieron a escena (en la segunda mitad aparecieron Kroos, Valverde y Ceballos). Tengo de todo, que diría públicamente Carletto, que viene de tocar cima con el menú innegociable de su “Triángulo de las Bermudas” (Casemiro, Kroos y Modric). Desde ahí interviene, sobre todo, para intentar cambiar los partidos. Desde ahí, y con Rodrygo ya en órbita y licenciado.

Con el partido inclinado hacia el fondo sur, la portería de Rui Silva, el Madrid cosió la jugada definitiva: conectó con el recién ingresado Valverde y Rodrygo apuntilló a un Betis de más a menos. Un emboque que dio lugar a la reivindicación del brasileño y los piropos de Carletto. “Sé que tengo todo para ser titular”, aseguró el jugador, que la semana pasada partió desde el banquillo y dio la asistencia del gol clave de Benzema en Cornellà. “Su aprendizaje ha terminado. Es un jugador del Real Madrid a todos los efectos”, sentenció su jefe, que ya dijo hace unas semanas que este curso tendría un papel más que de microondas. “Es un delantero especial, puede jugar en todas las posiciones. Es rápido e inteligente sin balón, y eficaz en el uno contra uno”, añadió en el halago, expresión del sentir general de la casa con el muchacho.

Ancelotti, en general, se marchó contento –“tuvimos dificultades en la recuperación, pero con el balón estuvimos bien, verticales”, analizó”–; sin embargo, no escurrió el bulto ante la única pega que se le puede poner al líder: ha encajado en los cuatro triunfos en Liga. “Hay que tener esto en cuenta. El gol de hoy [por este sábado] fue un error bastante grave. Nos cogieron poco atentos en un saque de banda”, comentó sin inconvenientes. Los verdiblancos encontraron fácil a Borja Iglesias sobre la línea de fondo y este asistió a Canales ante un Madrid en modo contemplativo.

A partir de ahí, los blancos fueron creciendo, siempre con el percutidor y fino goleador Vinicius –quién lo hubiera dicho–, hasta que domesticaron a un Betis de buena planta, pero menguante debido a la pronta retirada por lesión de Fekir, según el análisis de Manuel Pellegrini, que no quiso escudarse en un posible penalti en el área blanca. Mientras, Ancelotti siguió cargando el medio con todo el repertorio y terminó hallando la solución.

El calendario empuja a rotaciones, el entrenador de Reggiolo mueve el cubo –salvo a Benzema (el único de campo que ha disputado todos los minutos)–, dice que no le cuesta nada convencer a Kroos y Modric de que descansen –”gestionarlos es la cosa más sencilla de mi carrera”, pontificó–, pero en esa rueda que esta temporada gira mucho más que la pasada, hay dos nombres que no logran salir del trastero, Asensio y Hazard.

¿Les va a costar tener participación?, le preguntaron a Ancelotti. Apenas siete minutos lleva el balear y 39 el belga. Balbuceó, se hizo el silencio en la sala de prensa y al hombre le costó arrancarse hasta dar con una respuesta: “Es difícil responder. Sé que puedo contar con ellos. Cada partido tiene su historia. Los cambios los hice para meter energía en el centro del campo”, explicó. Mismo objetivo que hace una semana contra el Espanyol, una receta en la que ambos de momento no entran. El martes, en el estreno de Champions en Glasgow contra el Celtic, al Madrid le espera el compromiso “más complicado” hasta ahora, anunció Carletto, un escenario que no parece favorable para estos dos jugadores.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS