_
_
_
_
_

Y ahora, el primer Tour de Francia femenino de la era moderna

Este domingo arranca en París una carrera de ocho etapas que busca equipararse a la prueba masculina en organización y patrocinadores tras varios intentos fallidos

El pelotón masculino rueda por la capital francesa en la última etapa del Tour de Francia 2020.
El pelotón masculino rueda por la capital francesa en la última etapa del Tour de Francia 2020.ANNE-CHRISTINE POUJOULAT (AFP)

El Tour de Francia femenino nació en 1955. Ese año, con medio siglo de prueba masculina a las espaldas, se celebró una prueba de cinco etapas entre París y Normandía para las mujeres. La falta de patrocinadores y seguimiento condenaron el proyecto a las primeras de cambio. No fue hasta 1984, tres décadas más tarde, cuando los organizadores lo volvieron a intentar. Seis ediciones después, en 1989, la francesa Jeannie Longo ganó la última edición que se recuerda similar a la prueba masculina: una carrera de varias etapas, con cobertura de la televisión pública francesa y multitud de patrocinadores. Desde entonces, un sinfín de intentos fallidos y muchos nombres en vano: Tour de France Féminin, Tour of the EEC Women, Tour Cycliste Féminin, Grande Boucle Féminine Internationale y, la última, La Course, una carrera de un solo día con salida en París.

Ahora, algo ha cambiado. La empresa Amaury Sport Organisation (ASO), organizadora del Tour de Francia masculino, anunció en junio del año pasado que, en 2022, el Tour femenino volvería, esta vez para quedarse. Christian Prudhomme, director de la carrera, aseguró que el objetivo de ASO no era otro que mantener y cuidar la prueba femenina “para que siga existiendo dentro de 100 años”.

Las ciclistas, claro, encantadas. Annemiek Van Vleuten, tres veces ganadora del Giro de Italia, la única gran vuelta por etapas hasta ahora en el circuito femenino, asegura a este periódico que “llegar a este momento es un logro para el deporte”. Anna van der Breggen, una de las mejores ciclistas de siempre, celebraba una noticia que llevaba mucho tiempo esperando: “Es un sueño para nosotras competir en el Tour de Francia”. Elisa Longo Borghini, vencedora de la París-Roubaix en primavera, se emociona al atender por teléfono a EL PAÍS horas antes de la salida y pensar en lo que le espera estos días en Francia: “Sueño cada día con ver a muchas niñas en los arcenes, mirándonos y apoyando a las corredoras junto a sus familias”.

La carrera, en la que participarán 144 corredoras de 24 equipos diferentes —uno español, el Movistar—, dará el pistoletazo de salida este domingo en París, pocas horas antes de que concluya en los Campos Elíseos la carrera de los hombres.

En total, las ciclistas recorrerán 1.033 kilómetros repartidos en ocho etapas y un desnivel de 13.140 metros. La última, el gran colofón, con final en el muro de la Super Planche Des Belles Filles. Allí, en el escenario en el que Pogacar se retorció sobre la bicicleta para tumbar a Vingegaard hace unos días, se conocerá la primera maillot amarillo de la era moderna en el Tour. Antes, el pelotón tendrá que superar cuatro pruebas llanas —una de ellas, la cuarta, atravesando varios tramos de tierra por los viñedos del champán—, dos de montaña y otras dos, sábado y domingo, de alta montaña.

Una competición rediseñada para triunfar y que, respetando la tradición, será retransmitida en 190 países de todo el mundo (en España, Eurosport y Teledeporte). Los premios para las ganadoras serán los más grandes de la historia en el ciclismo femenino. Eso sí, lejos todavía de competir con las cantidades de la prueba masculina. La ganadora de la carrera obtendrá 50.000 euros en metálico, el vencedor en París, algo más de 500.000.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Daniel Arribas
Es periodista en EL PAÍS desde 2021. Ha publicado reportajes en la sección de Madrid y en las páginas de fin de semana. Ahora es redactor de Deportes, donde cubre competiciones de baloncesto, tenis, ciclismo y otras disciplinas. Antes trabajó en El Mundo y Ogilvy.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_