Rodrygo amplía su contrato con el Madrid hasta 2028 y entra en el club de los 1.000 millones de cláusula

Después de su gran temporada, el brasileño amplía tres años su vínculo con el club, con una importante subida de sueldo y de la cantidad a pagar por cualquier equipo que le pretenda

Benzema celebra con Rodrygo el gol del brasileño al Chelsea en el Bernabéu.
Benzema celebra con Rodrygo el gol del brasileño al Chelsea en el Bernabéu.PAUL CHILDS (Action Images via Reuters)

Rodrygo Goes empezó la temporada pasada por detrás de Bale, Hazard, Asensio y Vinicius y la terminó listo para ingresar en el club de los 1.000 millones de euros, el grupo de jóvenes futbolistas estratégicos para el Real Madrid, que lucen ese importe como cláusula de rescisión, y con los que el club construye el equipo del futuro. El brasileño acaba de completar el último tramo que lo separaba de ese estatus: según fuentes cercanas a la negociación, el futbolista ha cerrado con el Madrid la ampliación de su contrato hasta 2028, con un sueldo sensiblemente más alto que los alrededor de tres millones que cobraba, y con un precio de compra casi cinco veces mayor que el que permitió al Paris Saint-Germain sacar a Neymar Junior del Barcelona. El nuevo contrato se encuentra solo a falta de la firma definitiva.

El delantero, de 21 años, firmó en junio de 2018 por el club blanco un acuerdo que seguía en vigor y que vencía en 2025. Entonces, el Real Madrid pagó al Santos 45 millones de euros, cuando el jugador solo tenía 17 años y ni siquiera podía trasladarse aún a España. Rodrygo llegó a Valdebebas en julio de 2019, ya con 18. Completó la pretemporada con el primer equipo y empezó el curso adscrito al Castilla. Aunque Zidane lo reclutó pronto, y también muy pronto comenzó su idilio con la Champions: en su segundo partido, en noviembre, le marcó tres goles al Galatasaray.

Desde entonces, alternó grandes noches con lagunas y Zidane llegó a enviarlo a jugar contra el Castilla en febrero de 2020, solo tres meses después. Esta última temporada también tardó en despegar. Hacia el final del invierno, estaba abierta incluso la opción de una posible cesión e incluso su agente recibió una importante oferta de un club de la Premier para un posible traspaso. Sin embargo, de nuevo la Champions lo catapultó. En los momentos más crudos de las locas remontadas en las eliminatorias del Bernabéu, Rodrygo emergió como el interruptor de lo insólito.

En la vuelta de los cuartos de final contra el Chelsea, el brasileño anotó el 1-3, el gol que envió el partido a la prórroga, donde el Madrid terminó deshaciéndose del club inglés. En la vuelta de la semifinal, en una situación aún más límite, con el tiempo casi vencido, anotó dos veces contra el Manchester City en apenas 89 segundos con el tiempo casi vencido. Mandó otro encuentro a la prórroga, donde Benzema cerró el billete para la final de un penalti que le hicieron tras recibir en el área un pase del brasileño.

En el viaje de regreso de París, con la decimocuarta Orejona a bordo, Eden Hazard, uno de los adelantados por Rodrygo, tomó el micrófono para un breve discurso y atribuyó el triunfo en la Champions a las paradas de Thibaut Courtois y a los goles al límite del brasileño.

Otro de los superados por el brasileño, Marco Asensio, que cambió hace unos meses de representante para trabajar con Jorge Mendes, se plantea salir del Madrid este verano en busca de los minutos que le ayuden a poder estar en el Mundial de Qatar que empieza en noviembre.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS