Emery: “La diferencia pudo ser mayor; no hemos prácticamente creado ocasiones”

El técnico del Villarreal lamenta la impotencia exhibida por su equipo para salir de la presión del Liverpool

Albiol, ante Luis Díaz.
Albiol, ante Luis Díaz.Jon Super (AP)

El Villarreal tiró una sola vez, un balón desviado, mientras que Jerónimo Rulli, su portero, vio cómo le remataban 19 veces. Hizo tres paradas. La cuarta pelota que enfiló su portería, ante la muchedumbre progresivamente inquieta de Anfield, se le coló hasta la red. El portero del Villarreal meneó la cabeza sobre el momento culminante de un partido extraño. Un duelo que parecía seguir la trama que siguieron los encuentros de Turín y de Múnich, hasta que una situación aleatoria torció el destino que parecía sonreír de nuevo a su equipo en estas semifinales de Champions.

“La jugada del 1-0 fue la que menos peligro nos creó”, lamentó. “Fue una lástima. Fue desafortunado. Vi que Mané iba al segundo palo y fui hacia allí. Y el centro se desvió en Estupiñán. Un desvío a esa velocidad, con una pelota a contrapié, es muy complicado de sacar. Hasta ese momento, defensivamente estuvimos perfectos los 5 minutos. Después nos tambaleamos, estuvimos desacertados en algunas decisiones y ellos consiguieron el 2-0. Lo importante fue no encajar más”.

El vídeo de los goles y el resumen del partido

Los mejores momentos del Liverpool-Villarreal en Diario AS


“En la primera parte aguantamos bien”, suspiró Pau Torres a pie de campo tras el pitido final. “Hemos buscado el juego directo, hemos salido de varias presiones suyas, y tuvimos varias llegadas. Era nuestro plan de partido, pero luego no hemos podido aguantar. Aun así, estamos vivos, en casa somos fuertes, ya lo hicimos contra el Bayern. En nuestro estadio jugamos diferente, vamos a ser nosotros mismos y la gente va a ver un Villarreal con el que se sienta identificada. ¿Quién nos dice que no marcamos un gol a los 10 minutos y nos metemos en la eliminatoria?”.

Emery no tuvo reparos en admitir que su equipo no había merecido más que perder por 2-0. Después de eliminar al Bayern con el saldo exiguo y extraordinario de dos tiros y dos goles en 180 minutos, los dados señalaron derrota en Anfield. “Estaba claro que necesitábamos defender mucho y recuperar el balón en posiciones medias, o bajas, y no lo hemos podido hacer”, lamentó el técnico. “No hemos podido saltar su presión, ni atraerla para llegar a su portería. No hemos prácticamente creado ocasiones, ni llegadas para meter algún gol. El 2-0 es un resultado claro y merecido”.

“Era muy difícil salir de su presión”, matizó Emery. “Cuando quieres saltar, sus dos centrales son muy contundentes. Hemos hecho un partido por debajo de las expectativas que me marcaba; pero el resultado no está tan lejos de lo que podía pasar. Ellos no han sentido amenaza del Villarreal y el reto es que allí la sientan”.

Después de meses jugando a resistir y contragolpear, Emery deberá reconstruir su obra para ir a buscar la victoria con todas las armas a su disposición. Esta suerte de transformación, de la prudencia a la osadía, es la más difícil de calibrar en el fútbol sin asumir riesgos gravísimos. Emery lo sabía cuando se pronunciaba con cautela sobre lo que esperaba en Vila-real dentro de una semana. “Quiero ver si somos capaces·, dijo. “Aquí queríamos ganar, empatar, o perder por la mínima, y no hemos podido. Queríamos marcar un gol independientemente de la derrota. Pero sobre todo, no queríamos que marcase el Liverpool”.

“Ellos merecieron un gol antes del 1-0″, admitió el entrenador. “El gol podía llegar de una manera o de otra. El 2-0 nos pone en dificultades. La diferencia pudo ser mayor. Este resultado nos permite pensar en un partido diferente en la vuelta”.

“Pedimos a la gente que crea en nosotros”, insistió Rulli, sin demasiados argumentos además de la fe.


Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS