Guijarro: “No hay palabras para describir este nuevo récord”

Las jugadoras del Barcelona y del Wolfsburgo celebran una nueva marca mundial de asistencia en un partido femenino de fútbol

Las jugadoras del Barcelona celebran la victoria ante el Wolfsburgo en el Camp Nou.
Las jugadoras del Barcelona celebran la victoria ante el Wolfsburgo en el Camp Nou.Alejandro Garcia (EFE)

El Camp Nou reescribió su propio récord mundial de asistencia en un partido femenino de fútbol ante el Wolfsburgo, en la ida de la semifinal de la Champions: 91.648 espectadores. Después de contar 91.553 aficionados en la vuelta de cuartos de final ante el Real Madrid (cifra que dejó atrás la marca de 90.915 que vieron la final del Mundial de 1999 entre Estados Unidos y China en Los Ángeles), la hinchada azulgrana no se cansa del Barça femenino. Al contrario. Las primeras 90.000 entradas que sacó a la venta el club catalán se agotaron a las 36 horas. El miércoles pasado, el Barça puso a la venta la remesa de 6.000 boletos. “No hay palabras para describir este nuevo récord”, subrayó Guijarro.

El martes 5 de abril, la entidad azulgrana colocó 50.000 entradas a la venta para los socios (podían retirar hasta cuatro), que solo pagan 2,5 euros por gastos de gestión. Al día siguiente, también volaron las restantes 40.000 que el club puso en las taquillas (los precios oscilaban entre los 19 y los 37 euros). La comunión entre la afición del Barcelona y el equipo de Jonatan Giráldez es total. Las azulgrana no querían abandonar el Camp Nou, selfis con la hinchada y vuelta de honor, en el que probablemente haya sido el último encuentro que disputen en el principal estadio del Barça en la temporada. Pero la hinchada no solo cautivó a las azulgrana. “Es una experiencia que nos marcará de por vida. Por eso hemos decidido quedarnos en el campo cuando terminó el partido a pesar del resultado”, expuso Tonny Stroot, entrenador del equipo alemán.

En 2019, el Barcelona sufrió un golpe de realidad en la primera final de Champions de su historia en Budapest. El Lyon lo arrolló: 4-1. Las jugadoras del Barça, entonces, se prometieron entrenar más para reinar en Europa. Un año después cayeron ante el Wolfsburgo en la semifinal (1-0, en Bilbao). “¿Cuál es la distancia con los grandes equipos?”, le preguntaron a Alexia Putellas. “No hay distancia”, resolvió, con rabia, la capitana. Al año siguiente, levantaron la Champions en Gotemburgo (4-0 al Chelsea) y este viernes arrollaron al Wolfsburgo en el Camp Nou (5-1). “Hace dos o tres años estábamos dos o tres escalones por debajo. El cambio físico que hicimos fue brutal. El fútbol lo llevamos. Esa es la diferencia”, dijo Guijarro. “El equipo ha mostrado una gran superioridad con y sin pelota. La gente disfrutó, como también lo hizo contra el Madrid. Pero no hay que olvidar que hay otro partido. La eliminatoria no está resulta”, concluyó Giráldez.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS