Osaka, insultada en Indian Wells: ¡Naomi, apestas!

La japonesa se quiebra tras recibir un grito ofensivo y recordar un episodio racista con las Williams en 2001: “Me han abucheado antes, pero, ¿que lo hagan aquí?”

Osaka llora durante el partido contra Kudermetova en Indian Wells.
Osaka llora durante el partido contra Kudermetova en Indian Wells.CLIVE BRUNSKILL (AFP)

El Masters 1000 de Indian Wells vivió la pasada madrugada un desagradable incidente cuando un espectador insultó a Naomi Osaka durante el partido que disputaba la japonesa contra Veronika Kudermetova. Mientras la rusa botaba la pelota antes de sacar, en el tercer juego, se escuchó un fuerte grito desde la grada: “Naomi, you suck!” (¡apestas!). La ganadora de cuatro Grand Slams se acercó a la silla de la supervisora, mostró su malestar y, descentrada, concedió el set en blanco. Posteriormente, perdió y fue eliminada del prestigioso torneo californiano: 6-0 y 6-4.

El incidente afectó sobremanera a Osaka, que en algunos instantes lloró y se quedó clavada en la silla durante los descansos. La juez inglesa Clare Wood se aproximó a ella para tratar de consolarla y la nipona (24 años) continuó finalmente jugando, pero no logró reponerse y cedió ante Kudermetova pese a pelearle el segundo set. De esta forma, se despidió en su segunda aparición, después de haber batido a Sloane Stephens dos días antes en su estreno.

Antes de abandonar la pista, emocionada, lamentó la actitud del espectador que la insultó e hizo referencia a un episodio pasado que emborronó la historia de Indian Wells. “Para ser honesta, ya me han abucheado antes y no me ha molestado, pero, ¿que lo hagan aquí?”, empezó. “He visto un vídeo de Venus y Serena [Williams] siendo abucheadas aquí. Si nunca lo han visto, deberían hacerlo”, continuó. “No sé por qué, pero se me metió en la cabeza y se repitió mucho”, añadió la japonesa, que ha caído al 78º puesto de la clasificación y solo ha jugado tres torneos en medio año.

“Entre 10.000 personas, la voz de una sola no puede imponerse a la de 9.999″, le dijo el entrevistador a pie de pista, mientras la multitud la arropaba; “aquí te queremos”.

Habitualmente, tras los partidos solo interviene el ganador o la ganadora, pero en esta ocasión se hizo una excepción y Osaka se expresó ante la multitud. Agradeció el apoyo de la grada y mencionó el triste episodio sucedido en 2001 en ese mismo escenario, cuando la estadounidense Serena Williams ―campeona de aquella edición―, su hermana Venus y su padre Richard fueron abucheados y recibieron insultos racistas durante la final que disputó la primera contra la belga Kim Klijsters. Durante 14 años, ambas jugadoras, dos de las más laureadas de la historia del tenis, se negaron a volver al torneo.

Osaka es una de las mejores tenistas del circuito y, probablemente, la que mayor impacto mediático tiene hoy día junto a la propia Serena. El año pasado abandonó Roland Garros tras ser sancionada por no atender la obligación de comparecer ante los medios de comunicación. Entonces aludió a problemas de “salud mental” y después profundizó en el tema, con un profundo escrito publicado por la revista Time en el que contó que había sufrido una depresión durante dos años. A partir de ahí, renunció a Wimbledon, reapareció en los Juegos Olímpicos de Tokio y se desinfló desde el punto de vista competitivo.

Compitió en el US Open, pero cayó en la tercera ronda ante Leylah Fernández (18 años) y decidió dar por finalizada la temporada. “Siento que, cuando gano, no soy feliz, sino que es más un alivio. Y luego, cuando pierdo, estoy muy triste. Me encuentro en un punto en el que estoy tratando de averiguar qué quiero hacer”, expuso entonces con los ojos vidriosos, una circunstancia cada vez más frecuente en una deportista sumamente emocional. De llanto en llanto Osaka.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS