Grave accidente de Egan Bernal, que se empotra contra un autobús al norte de Bogotá

El ganador del Tour de 2019 y del Giro de 2021 se encuentra hospitalizado con fracturas múltiples en todo el cuerpo

Egan Bernal en el suelo tras su accidente con un autobús.
Egan Bernal en el suelo tras su accidente con un autobús.

La gente del equipo UAE suele comentar incrédula que su Tadej Pogacar, el mejor ciclista del momento, no había sufrido en su carrera ninguna caída grave, ningún accidente, ninguna enfermedad, y mientras lo dicen cruzan los dedos, pues saben que no hay deporte de riesgo como el ciclismo. Las caídas son habituales en el pelotón; los accidentes en los entrenamientos en carreteras siempre abiertas al tráfico, a veces cotidianos, y una muestra de ello es Egan Bernal, precisamente, el ciclista colombiano cuyo duelo previsto con Pogacar el próximo julio mantiene a la afición expectante, y todos cruzan los dedos también.

Bernal se encuentra internado en la Clínica La Sabana, en Chía, al norte de Bogotá, donde fue trasladado poco después de sufrir un accidente mientras se entrenaba junto a varios compañeros del Ineos. Según el parte médico, Bernal será intervenido quirúrgicamente en las próximas horas “por presentar un politraumatismo: trauma cervical y torácico, trauma cerrado de tórax, trauma músculo esquelético, y trauma de miembros inferiores”.

La temporada del ganador del Tour de 2019 y del Giro de 2021, y pretendiente al gran duelo con Tadej Pogacar por el Tour del 22, dentro de cinco meses, queda gravemente comprometida, sino su carrera. Los médicos que le atienden aún han hecho un pronóstico sobre el tiempo de recuperación del ciclista.

Según personas cercanas a Bernal, el planteamiento mental que se hace su entorno no es tanto saber si podrá volver pronto sino saber si volverá en plena posesión de sus grandes cualidades físicas. Un enganche a la esperanza se lo proporciona la recuperación del prodigio belga Remco Evenepoel, que tras casi 10 meses sin competir tras destrozarse la cadera en una caída en el Giro de Lombardía, en agosto de 2020, ha vuelto a ser él mismo. Pocos piensan en el ejemplo de Chris Froome, quien ya al final de su carrera, a los 34 años, en la Dauphiné de 2019, sufrió una caída, y fracturas en el fémur, de las que nunca logró recuperarse.

Según los especialistas consultados, el parte médico es tremendamente genérico y si se confirma la información inicial de que las fracturas de las extremidades inferiores serían de rótula y fémur habría que concretar, antes de emitir un pronóstico, qué parte del fémur, la caña o la articulación con la rótula, es la fracturada. Alejandro Valverde logró recuperarse completamente de una fractura de rótula sufrida en el Tour de 2017 después de ocho meses alejado de la bicicleta. Un año después ganó el Mundial de Innsbruck.

Según el informe policial, Bernal, junto a varios compañeros del Ineos —Daniel Martínez, Carlos Rodríguez, Andrey Amador, Richard Carapaz, Omar Fraile, Jhonatan Narváez y Brandon Rivera— se entrenaba por la carretera de Bogotá a Tunja, al norte de la capital colombiana, cuando a las 10.05, en el peaje del Roble, en Gachancipá, se detuvo delante de él un autobús intermunicipal para que se apeara un pasajero. Bernal, que pedaleaba su bicicleta negra de contrarreloj, la cabra, y transitaba por el mismo carril, no se percató de que el autobús se detenía y se empotró contra su parte trasera, tan roja, que abolló. La violencia del golpe permite concluir que el grupo ciclista marchaba a una velocidad elevada.

Al grupo de ciclistas le acompañaban varios vehículos del equipo, con el director Xabier Artetxe entre ellos, así como el médico y varios auxiliares.

El bloque hispano del Ineos lleva dos semanas concentrado en la altura de Colombia, y se entrenaba cotidianamente por las carreteras habituales de Bernal, cercanas a su ciudad, Zipaquirá, todas ellas cargadas de tráfico.

Unos 200 kilómetros más al norte, en Boyacá, suele entrenarse Nairo Quintana, el otro gran ciclista colombiano del siglo XXI. Lo hace siempre con un policía en motocicleta abriéndole paso y cerrando los cruces, y un coche de apoyo cuidándole la espalda.

Hace tres años, en la primavera de 2019, Bernal sufrió otro accidente mientras se entrenaba. Ocurrió en Andorra, donde residía entonces. El ciclista, que se preparaba para el Giro inminente, se rompió la clavícula. La fractura supuso un cambio de planes. No corrió el Giro sino, dos meses después, el Tour. Lo ganó.

En 2020, Bernal debió retirarse del Tour que corría con el dorsal número uno víctima de tremendos dolores en la espalda fruto de una caída semanas antes. Regresó en plena forma para el Giro de 2021, que ganó pese a que en todas las conferencias de prensa, todos los días, nuca faltaba la pregunta relativa al estado de su espalda.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS