El Sevilla, un tiro a puerta, un gol

Los andaluces derrotan al Getafe con autoridad y se mantienen a cinco puntos del Madrid

Gudelj intenta arrebatarle el balón a Poveda.
Gudelj intenta arrebatarle el balón a Poveda.CRISTINA QUICLER (AFP)

El Sevilla no se detiene. Pocos equipos tienen más fiabilidad que esta roca que es el equipo andaluz, que derrotó al Getafe con una autoridad impresionante en defensa y aprovechó su único disparo a puerta para llevarse un triunfo que le permite seguir a cinco puntos del Madrid con un partido menos. El Sevilla no es atrevido ni ataca en masa. Su juego es práctico y efectivo. Sus futbolistas, además, tienen una enorme precisión con el balón y defienden de maravilla. El Sevilla marca y luego defiende su tesoro con una admirable eficiencia.

SEVSevilla
Sevilla
1
Dmitrovic, Diego Carlos, Marcos Acuña, Koundé (Gudelj, min. 45), Montiel, Fernando, Joan Jordán, Óliver Torres (Rakitic, min. 61), Rafa Mir, Lucas Ocampos y Papu Gómez (Óscar Rodríguez, min. 89)
GET Getafe
0
Getafe
David Soria, Damián Suárez, Jonathan Silva (Jankto, min. 73), Djene, Jorge Cuenca (Erick Cabaco, min. 85), Mitrovic, Aleñá, Florentino (Vitolo, min. 85), Maksimovic, Mata (Darío Poveda, min. 63) y Enes Unal
Goles 1-0 min. 21: Rafa Mir.
Árbitro Juan Martínez Munuera
Tarjetas amarillas Djene (min. 28), Lucas Ocampos (min. 36), Jonathan Silva (min. 64) y Florentino (min. 83)

El triunfo ante el Getafe llegó sin sufrir, gracias a un taconazo de Mir que fue su único disparo entre los tres palos de todo el partido. Poco importa eso si su eficacia es máxima. Son 44 puntos lo que tiene este Sevilla que se está permitiendo el lujo de ser el único perseguidor del Madrid, líder indiscutible de la Liga. El Sevilla tiene la virtud de siempre jugar igual. Es decir, no cambia su estilo jamás sin importarle el equipo que tenga enfrente, mete los partidos en una especie de congelador y acaba sacando rédito a la calidad de sus jugadores. Al talento de sus centrales y al oficio del resto de sus futbolistas. También al tremendo efecto catalizador que tiene Lucas Ocampos. El argentino, un auténtico bicho, un futbolista que es un tormento para el rival, aprovechó un gran cambio de juego de Jordán para poner un gran centro al área. Mir resolvió con un taconazo que Soria se tragó en el minuto 23. Fue la acción definitiva de un partido en el que chocaron dos equipos al alza. Un Sevilla que se intenta mantener en la pelea por el título a pesar de las adversidades y un Getafe que había salido del pozo gracias a su racha de 12 de los últimos 18 puntos.

El Getafe, con tres centrales, se defendió en líneas generales con mucho orden. El Sevilla dominó siempre, con su buen toque, con la excelente colocación de sus jugadores y una sensación de mando que le permite ir encadenando un triunfo tras otro. En Nervión es un equipo intratable. Con la victoria ante el Getafe llega a los 26 puntos, siendo junto al Rayo el mejor equipo en casa. Ocho victorias y dos empates que consolidan al cuadro de Lopetegui en lo más alto de la clasificación. Desde esa agradable atalaya del segundo puesto, el Sevilla consolida su objetivo de repetir clasificación para la Liga de Campeones y permitirse la licencia de soñar con el título liguero.

Todo el partido ante el Getafe se jugó a lo que quiso el Sevilla. Los de Lopetegui mantuvieron siempre el balón en su poder, sin desplegarse demasiado, pero manteniendo el control del juego. Llegó el gol de Mir en un error del buen portero que es Soria y el choque quedó en manos de los andaluces. El Getafe lo intentó al inicio de la segunda mitad, adelantando sus líneas. El empuje le duró muy poco. Es un buen equipo, pero más pendiente de defender que de atacar con libertad. Es un equipo, en definitiva, que sabe que tiene pocas opciones en un estadio como el Sánchez Pizjuán y que si se desordena puede verse muy dañado. No lo hizo y el Sevilla tampoco arriesgó. Por eso el segundo acto fue infumable hasta que el Papu se inventó un jugadón en el minuto 74 que estuvo a punto de ser gol. Luego llegó un remate ajustado de Diego Carlos tras un buen pase de Jordán. El Getafe no pudo ni intentarlo en ataque en el tramo final. Así se afianzó un nuevo triunfo de este sólido aspirante, que supera las adversidades en cuanto a las muchas bajas que le afectan y que ahora tendrá una semana para preparar el derbi copero ante el Betis. Será en el Benito Villamarín el próximo sábado y Lopetegui deberá esperar la evolución de Koundé, que se tuvo que retirar lesionado por un fuerte golpe en la cadera.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS