Stephen Curry bate el récord de triples en la historia de la NBA

La estrella de los Warriors supera en el Madison de Nueva York la marca de 2.973 dianas que dejó Ray Allen en 2014

Stephen Curry celebra el triple con el que batió el récord de triples en la historia de la NBA, durante el partido entre los Knicks y los Warriors.
Stephen Curry celebra el triple con el que batió el récord de triples en la historia de la NBA, durante el partido entre los Knicks y los Warriors.AL BELLO (AFP)

Stephen Curry ya lo puede decir. El base de 32 años, un tipo liviano, de 1,88 metros y 83 kilos, nacido en Akron (Ohio), en el mismo hospital que LeBron James, es desde este martes el jugador que más triples ha anotado en la historia de la NBA. Le faltaba uno para superar los 2.973 que acumuló Ray Allen cuando se retiró en 2014 y que permanecía como la mejor marca. Curry sumó cinco en el partido ante los Knicks y ahora totaliza 2.977.

Steph, Baby-Faced Assasin (el asesino con cara de niño), como le apodan, se consagró con esa marca en la meca del baloncesto, en el Madison Square Garden, el lugar soñado porque resultó imposible cuadrar el éxito con un partido en casa de los Warriors, en el Chase Center de San Francisco. La ocasión era propicia en el Madison, ante los Knicks. Le faltaba un triple para igualar la marca de Ray Allen y lo anotó antes de que se cumpliera el segundo minuto de partido. No hubo que esperar mucho más para que anotara el segundo, con el que se hacía con la mejor marca de la historia. Lo metió cuando habían transcurrido apenas cuatro minutos y medio. Fue un triple frontal, superando el marcaje de Alec Burks. Puso el 10-12 en el marcador.

El partido se detuvo. El público se puso en pie y aplaudió a Curry, felicitado uno por uno por sus compañeros, por todos los componentes del cuerpo técnico, por Ray Allen, que presenció el encuentro, y por sus padres, Sonia y Dell, jugador de la NBA desde 1986 hasta 2002. Tras las celebraciones, el encuentro prosiguió y los Warriors vencieron por 96-105. Curry sumó 22 puntos, con 5 de 14 en triples, 3 rebotes y 3 asistencias.

Curry supera la marca que dejó Ray Allen, uno de los mejores tiradores de la NBA, cuando se retiró en 2014, tras 18 años de carrera. Allen necesitó cinco años más y 511 partidos más que Curry para alcanzar la marca de 2.973 triples con la que cerró su carrera y se puso muy por delante de su antecesor en el primer puesto, Reggie Miller. El porcentaje de acierto de Curry, 43,1%, es superior a los de Allen (40%) y Miller (39,4%). Sin embargo, otros jugadores poseen mejores porcentajes, como Steve Kerr, precisamente el entrenador de los Warriors, con el 45,4% al frente de esa clasificación en la que le siguen Hubert Davis, con el 44,09%, y el hermano de Stephen, Seth, con el 44,01%, otro jugador en activo, Joe Harris, con el 43,9%, y el croata Drazen Petrovic fallecido en junio de 1993 y que promedió el 43,47% en las cuatro temporadas que jugó en la NBA.

LeBron James y Magic Johnson estuvieron entre los muchos jugadores legendarios que felicitaron a Curry a través de las redes sociales. El base de los Warriors, tras el partido, manifestó: “Es una locura pensar que un día llegaría a jugar a este nivel después de haber crecido alrededor de la Liga, de haber visto jugar a mi padre, de haber ido a ver los partidos de los Hornets junto a mi familia y de haber soñado con ser un tirador”, confesó Curry. “Conseguirlo aquí en el Madison Square Garden ante Ray Allen y Reggie Miller, con todo lo que el baloncesto significa para mí, es algo especial. Y también haber disfrutado del gran apoyo que he recibido en este pabellón. No puedo expresar el honor que siento por la reacción de los aficionados aquí, fuera de casa, y la admiración por el logro. Y obviamente es estupendo haber conseguido la victoria además de todo ello. Ha sido una noche muy, muy especial”, concluyó el jugador que debutó en la Liga en 2009 tras ser elegido por Golden State en la séptima plaza del draft. Y añadió: “No quería llamarme el mejor tirador hasta tener este récord. Ahora me siento cómodo diciéndolo. Estoy orgulloso de tirar con un alto porcentaje de acierto, de que eso nos permita ganar partidos y de haber superado la marca que estableció Ray. Espero aumentar esta marca a un número que nadie pueda alcanzar”.

En su 13ª temporada en la NBA, Curry promedia 27 puntos, 5,6 rebotes y 6,3 asistencias. Acostumbrado a competir por lo máximo, con tres títulos y cinco finales entre 2014 y 2019, MVP en 2015 y 2016 y máximo anotador en 2016, su objetivo es devolver a los Warriors a la carrera por las finales. Tras la final que perdieron ante Toronto en 2019, Kevin Durant los abandonó para enrolarse en los Nets y padecieron una plaga de lesiones que dejó a Klay Thompson sin jugar desde entonces –está ahora a punto de reaparecer- y al propio Curry ausente durante casi toda la campaña 2019-2020. El equipo concluyó aquella campaña con el peor balance de la Liga: 15 victorias y 50 derrotas. La pasada temporada, el rendimiento del equipo mejoró. Concluyó en la octava posición de la Conferencia Oeste pero no se pudo clasificar para los playoffs en el Play-in. Esta temporada, a pesar de las bajas de Klay Thompson y James Wiseman, número dos del draft de 2020, los Warriors lideran la Conferencia Oeste con 23 victorias, dos más que Phoenix Suns.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS