La WTA cancela todos los torneos en China por el ‘caso Peng Shuai’

El organismo que rige el tenis femenino rompe con el país asiático, que acoge nueve citas anuales, tras la denuncia a un alto cargo del Gobierno por violación

Peng Shuai, durante un entrenamiento.
Peng Shuai, durante un entrenamiento.WILLIAM WEST (AFP)

La WTA, el organismo que rige el circuito profesional femenino de tenis, anunció este miércoles que cancelará todas sus competiciones en China y Hong Kong por el caso de Peng Shuai, a raíz de la denuncia de abusos sexuales que efectuó la tenista china el pasado 2 de noviembre contra el antiguo viceprimer ministro, Zhang Paoli. La jugadora, de 35 años, permaneció sin dar señales durante días hasta que finalmente reapareció en unos vídeos y una charla telemática posterior con el Comité Olímpico Internacional (COI) tras la presión internacional ejercida sobre las autoridades del país asiático.

En cualquier caso, la WTA considera que dichas pruebas son insuficientes y solicita una investigación rigurosa sobre la denuncia de la jugadora. Su presidente, el estadounidense Steve Simon, emitió un comunicado en el que anunció la medida y lo que supone una ruptura drástica con el país oriental.

“Con el apoyo total de la Junta Directiva de la WTA, anunció la suspensión inmediata de todos los torneos de la WTA en China, incluido Hong Kong. En conciencia, no veo cómo puedo pedirles a nuestras deportistas que compitan allí cuando a Peng Shuai no se le permite comunicarse libremente y aparentemente ha sido presionada para contradecir su acusación de agresión sexual”, expresó. “Dado el estado actual de las cosas, también estoy muy preocupado por los riesgos a los que todas nuestras jugadoras y personal podrían enfrentar si tuviéramos que realizar eventos en China en 2022″, continúa Simon, consciente de las fuertes pérdidas que sufrirá el circuito.

En concreto, China alberga hasta nueve torneos del calendario, incluida la Copa de Maestras que desde hace dos años se celebra en Shenzhen y que hace dos cursos entregó el premio más elevado de la historia del tenis: 3,9 millones a la australiana Ashleigh Barty; este año, debido a la pandemia, fue trasladada a México (Guadalajara). Los restantes corresponden a las citas de Wuhan y Pekín, de categoría WTA 1000 (la más alta tras los Grand Slams); Zhengzhou (500); Guangzhou, Hong Kong, Tianjin y Nanchang (250); y el WTA Elite Trophy.

“Si las personas poderosas pueden reprimir las voces de las mujeres y dejar bajo la alfombra las acusaciones de agresión sexual, entonces la base sobre la que se fundó la WTA, la igualdad para las mujeres, sufriría un inmenso revés. No dejaré ni puedo permitir que eso le pase a la WTA y sus jugadoras”, prosiguió el mandatario, que acusó a China de no dejarle otra opción y que tiene la esperanza de que las autoridades del país tomarán medidas y reconsiderarán su posición.

La ATP no mueve ficha

El pasado día 20, medios oficiales chinos distribuyeron unos vídeos en los que se podía ver a Peng durante la inauguración de un torneo juvenil y otros en los que cenaba con un grupo de personas, y el día previo unas fotografías en las que la jugadora jugaba con un gato, rodeada de peluches.

Posteriormente, mientras en las redes sociales se desencadenaba una ola de denuncias bajo el hastag #WhereIsPengShuai, la tenista —exnúmero uno mundial en dobles y semifinalista del US Open en 2014— participó en una videoconferencia con el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, en la que aseguraba encontrarse “sana y salva”.

Sin embargo, la WTA desconfía y considera estas pruebas insuficientes. Por tanto, se desmarca de China a la espera de que llegue una confirmación más contundente. Mientras, el organismo que dirige el circuito masculino, la ATP, no se ha pronunciado al respecto y, de momento, mantiene las citas en Shanghái (Masters 1000); Pekín (500); Chengdú y Zhuhai (250).

Censura, interferencias e intimidación

“Aunque sabemos dónde está Peng, tenemos muchas dudas de si es libre, si está segura y no sujeta a censuras o intimidaciones”, expuso Simon en el comunicado. “A los funcionarios chinos se les ha brindado la oportunidad de poner fin a esta censura, demostrar de manera verificable que Peng es libre y puede hablar sin interferencia o intimidación, e investigar la acusación de agresión sexual de manera completa, justa y transparente. Desafortunadamente, el liderazgo de China no ha abordado este tema tan grave de manera creíble”, concluyó.

Djokovic, durante el partido contra Bublik en el Madrid Arena.
Djokovic, durante el partido contra Bublik en el Madrid Arena.SUSANA VERA (Reuters)

El 2 de noviembre, Peng publicó en la red social china Weibo una carta abierta sobre los abusos que había sufrido en 2018 por parte de Gaoli, de 75 años. El mensaje fue censurado de forma inmediata y a la tenista se le perdió el rastro hasta su reaparición. La ONU, países como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, así como numerosos tenistas de renombre mundial pidieron a China que diera explicaciones sobre su paradero y estado de salud.

El número uno, Novak Djokovic, reiteró este miércoles, después de que guiara a Serbia hacia las semifinales de la Copa Davis, lo que reclamó hace unos días. “Apoyo totalmente a la WTA, es una decisión valiente”, indicó Nole, autor de dos puntos en la seri de cuartos frente a Kazajistán, uno individual y otro en el dobles; “es importante que nos apoyemos los unos a los otros. No tenemos información suficiente sobre Peng”.

“Indignación” y amenaza china

Mientras, desde China trascendió este jueves la reacción de la Asociación de Tenis China (CTA), a través de un comunicado publicado en exclusiva por el diario Global Times, del grupo del Diario del Pueblo (propiedad del Partido Comunista de China).

El citado organismo manifestó su “indignación y firme oposición” a la maniobra de la WTA, y considera que la decisión está tomada en base a “información ficticia” y que no solo “acosa y daña a la tenista, sino que además perjudicará las oportunidades del resto para competir”.

La nota añade que la CTA, “junto con las partes interesadas de los torneos de la WTA en China, protegerá firmemente sus derechos e intereses legítimos según los acuerdos y leyes pertinentes”. Y desliza una amenaza: “Todas las consecuencias legales deberán ser asumidas por la WTA.

La tarde previa, el portavoz del Ministerio de Exteriores del país, Wang Wenbin, que en anteriores ruedas de prensa había rechazado preguntas sobre el caso Peng por “no ser un asunto diplomático”, se limitó a comentar que “China se opone a la politización del deporte”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS