La NBA premia a Ricky Rubio por su labor social y su lucha contra el cáncer

El jugador de los Cleveland Cavaliers está marcado por la muerte de su madre a causa de esta enfermedad en 2016

Ricky Rubio durante un acto de su Fundación.
Ricky Rubio durante un acto de su Fundación.

Ricky Rubio es tanto o más admirado por su labor fuera de la cancha como por su exitosa carrera de jugador profesional de baloncesto. A la vuelta del Mundial de 2019 que ganó España y en el que fue elegido el Mejor Jugador de la competición (MVP), impactó con una frase que define su empeño: “Abrir una sala para pacientes de cáncer importa más que ganar un Mundial”. El base de 30 años, jugador de los Cleveland Cavaliers, está marcado por la muerte de su madre Tona en 2016, cuando ella tenía 56 años, a causa de un cáncer de pulmón. Ahora ha sido distinguido con el premio NBA Cares Community Assist Award en reconocimiento a sus continuos esfuerzos para mejorar la vida de los niños y las familias, en particular a los afectados por el cáncer.

“Me siento honrado de recibir el premio NBA Cares Offseason Community Assist”, dijo Rubio. “Hay muchos jugadores de la NBA que marcan la diferencia en sus comunidades y soy afortunado por haber sido elegido. Desde que comencé a jugar baloncesto, siempre he pensado en cómo aprovechar los deportes y la comunidad. Lancé la idea de poner en marcha una fundación hasta que la decisión de actuar se hizo más personal y clara: a mi madre le diagnosticaron cáncer de pulmón en el verano de 2012 y en una de mis últimas conversaciones con ella le prometí que haría todo lo posible en mi poder para ayudar a los demás”.

El director deportivo de los Cavaliers, Koby Altman, entregó el premio a Rubio antes del partido que disputaron los Cavaliers y los Golden State Warriors. Los Warriors vencieron por 89-104, con 40 puntos de Stephen Curry, 20 en el último cuarto. Ricky Rubio sumó 10 puntos y 5 asistencias. Kaiser Permanente y la NBA donaronn 10.000 dólares, unos 8.800 euros, en nombre de Rubio a la Fundación Ricky Rubio.

En el verano de 2018, el base español impulsó su Fundación, comprometida especialmente en la lucha contra el cáncer de pulmón, fomentando la investigación en la detección precoz, los hábitos saludables y la prevención mediante la erradicación del tabaquismo, además de ofrecer un acompañamiento y confort a pacientes, familiares y amigos en los tratamientos de quimioterapia y radioterapia. También realiza acciones a favor dela oncología pediátrica, programas de formación en valores para jóvenes y adolescentes vulnerables y a favor de la normalización del deporte inclusivo para personas con discapacidad intelectual.

Este es el quinto año en el que la NBA y Kaiser Permanente entregan el galardón para un jugador por su impactante trabajo desde el final de la Fase Regular hasta el inicio de la siguiente.

Rubio demostró su compromiso al aportar recursos y mejorar la experiencia hospitalaria de los pacientes con cáncer y sus familias en su España natal y Estados Unidos a través de la Fundación Ricky Rubio.

En abril, lanzó I am ready (Estoy listo), un programa virtual para facilitar estas experiencias a los pacientes pediátricos con cáncer que se someten a tratamientos de radioterapia. El programa, que se aplicará a 1.000 pacientes jóvenes en los Estados Unidos durante la temporada 2021-2022 de la NBA, presenta a Rubio ayudando a los niños sobre qué esperar, así como a través de un entrenamiento para reducir su miedo y ansiedad por el tratamiento.

En septiembre, en colaboración con la Fundació “laCaixa”, Rubio anunció la construcción de una nueva área de rehabilitación terapéutica en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona para aumentar en casi un 40% el número de niños y adolescentes que el hospital puede atender. Durante el mismo mes, la Fundación Ricky Rubio también financió una estancia de una semana para una familia que lidia con el cáncer en Dreams Village, cuyo objetivo es tener un impacto positivo en la recuperación del paciente.

Durante la pretemporada, Rubio brindó apoyo adicional para las organizaciones locales y la próxima generación de jugadores. En mayo, continuó su campaña #OneMonthOneCause, un programa que muestra y proporciona contribuciones a organizaciones sin fines de lucro locales, al seleccionar A Breath Of Hope, con sede en Minneapolis. En España, Rubio también puso en marcha el Equipo Comunitario de El Masnou, que utiliza el baloncesto para enseñar lecciones de vida a los jóvenes, y acogió el octavo año del Camp Ricky Rubio en El Collell. A través de programas y recursos, las contribuciones de Rubio alcanzaron más de 200.000 dólares.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS