El United vuelve a escaparse de otro desplome europeo en Old Trafford

Los ‘diablos rojos’ remontan ante el Atalanta tras irse 0-2 al descanso. Goleadas del Bayern y Chelsea, y apurada victoria de la Juventus

Cristiano Ronaldo, en la acción del definitivo 3-2.
Cristiano Ronaldo, en la acción del definitivo 3-2.Dave Thompson (AP)

El Manchester United volvió a escapar de la quema en Champions. Nunca antes se había marchado al descanso en la Liga de Campeones con una desventaja de dos goles (0-2). El duelo contra el Atalanta amenazaba con más miseria dentro de una trayectoria reciente muy errática de los diablos rojos. Sin embargo, otra vez la mística de Old Trafford remó a su favor en la segunda parte.

MNUM. United
M. United
3
De Gea, Harry Maguire, Shaw, Wan-Bissaka, Nilsson-Lindelöf, Mason Greenwood (Jadon Sancho, min. 72), McTominay (Pogba, min. 65), Fred (Matic, min. 87), Rashford (Cavani, min. 66), Bruno Fernandes y Cristiano
ATA Atalanta
2
Atalanta
Juan Musso, Palomino, Marten de Roon, Demiral (Matteo Lovato, min. 45), Teun Koopmeiners (Giuseppe Pezzella, min. 79), Zappacosta, Freuler, Joakim Maehle, Josip Ilicic (Miranchuk, min. 67), Luis Muriel (Duván Zapata, min. 55) y Pasalic (Malinovsky, min. 67)
Goles 0-1 min. 14: Pasalic. 0-2 min. 28: Demiral. 1-2 min. 52: Rashford. 2-2 min. 74: Harry Maguire. 3-2 min. 80: Cristiano.
Árbitro Szymon Marciniak
Tarjetas amarillas Matteo Lovato (min. 54), Pasalic (min. 56), Marten de Roon (min. 56), Shaw (min. 63), Palomino (min. 79), Matic (min. 92) y Cavani (min. 93)

Si ante el Villarreal cazó la victoria en el 95, esta vez no le hizo falta llegar tan a la orilla para derrocar a los muchachos de Gasperini. Rashford, Maguire y de nuevo Cristiano Ronaldo voltearon los tantos iniciales de Pasalic y Demiral (3-2), que en el primer acto retrataron a una defensa local (sin Varane) muy floja. Un triunfo que alivia al conjunto de Ole Solskjaer, que venía de perder tres de sus últimos cinco choques.

En Lisboa, tras la victoria en el primer turno del Barcelona ante el Dinamo, el Bayern le ayudó derrotando al Benfica (0-4). Un disparo fantástico de Sané de golpe franco quebró la resistencia de los portugueses, que con empate dispusieron de un par de buenas ocasiones en la segunda parte. Luego Everton (en propia puerta), Lewandowski y de nuevo Sané completaron la goleada. En un cuarto de hora, las cuatro dianas.

El Chelsea despachó sin contemplaciones al débil Malmoe (4-0), pero se marchó de Stamford Bridge con una preocupante mirada a la enfermería porque antes del descanso Tuchel tuvo que sustituir a Lukaku y Werner, ambos lesionados. El belga se marchó en el minuto 23 con el tobillo derecho dolorido por la entrada que supuso el penalti y el segundo gol blue (anotado por Jorginho). Le relevó Havertz. Y al borde del intermedio, el atacante alemán también enfiló los vestuarios antes de tiempo y en su lugar salió Hudson-Odoi. El que se fue con mejor cara fue el defensa Andreas Christensen, que se apuntó su primer tanto con el Chelsea después de 137 partidos en Londres. En la segunda parte, Havertz, otra vez Jorginho de pena máxima le pusieron el lazo a la victoria. El Malmoe lleva 11 tantos recibidos y ninguno a favor en tres jornadas. En ese grupo H, en San Petersburgo, la Juventus firmó su sexto triunfo consecutivo. Kulusevski, en el 85, lo hizo posible. Con nueve puntos, los turineses ya se sienten virtualmente en octavos.

Y en el otro partido del grupo del Sevilla, el Salzburgo reforzó su liderato tras derrotar (3-1) al Wolfsburgo con los goles de Adeyemi y el doblete en la segunda parte de Okafor. Un resultado que no le viene mal al cuadro andaluz, que todavía no ha ganado, en sus aspiraciones de pasar a octavos.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS