CHAMPIONS FEMENINA

Patri Guijarro, el pegamento del Barça

La volante es clave en las azulgrana, que este domingo buscan la Champions, por su equilibrio dentro y fuera del vestuario

Guijarro, en el partido ante el PSG en las semifinales de la Champions.
Guijarro, en el partido ante el PSG en las semifinales de la Champions.ALBERT GEA / Reuters

”Si paro, se me duerme el pie”. Era enero de 2019 y Patri Guijarro (Palma, 22 años) no paraba quieta. Mientras sus compañeras descansaban, tomaban agua o simplemente se quedaban de pie para escuchar las indicaciones del cuerpo técnico, la volante del Barcelona daba vueltas y vueltas en el campo de entrenamiento de la Ciudad Deportiva. Así durante el día; por la noche, todo iba a peor. “Era tanto el dolor que sentía que no podía ni dormir. Fue muy duro, porque era una lesión desconcertante. Poco conocida”, cuenta Guijarro. Era un ganglión en el pie derecho que la dejó fuera de la primera final de Champions en la historia del fútbol español, la que perdió el Barcelona ante el Lyon en Budapest. “Estábamos muy preocupados, teníamos miedo de que no pudiera volver a jugar”, recuerdan en el Barça. Seis meses y dos operaciones después, Guijarro reapareció en el Mundial de Francia con España. “Tenía claro que iba a volver. Hoy, mentalmente soy más fuerte”, expone la azulgrana antes de una nueva final de la Copa de Europa, este domingo (21.00) contra el Chelsea.

Más información

Su vía crucis personal la catapultó como una de las jugadoras más comprometidas con el ambiente en el vestuario. “Es la primera que presta atención cuando una compañera no está bien. Y pide al cuerpo técnico que no le metan caña a una jugadora que no pasa un buen momento. Es sorprendente, solo tiene 22 años”, explica un empleado del Barcelona. Ella, en cambio, sintetiza su carácter de una forma más pragmática. “Soy una persona muy social, cercana y extrovertida. Me encanta estar de buen humor y que haya buen ambiente”, explica Patri Guijarro.

Pegamento en el vestuario y en el campo, en el Barça saltaron las alarmas cuando Guijarro se perdió por sanción la ida de las semifinales ante el PSG. “Es nuestra Busquets. La jugadora que da sentido al juego”, explican desde el área deportiva. “No sé si se puede relacionar mi personalidad con mi juego. Sí es cierto que yo soy igual tanto dentro como fuera del campo”, interviene la volante. El Barça empató en París y, ya con Guijarro en el once, le ganó la vuelta al conjunto francés. “No es solo que ella es una jugadora buena. Es que hace mejor a las demás. Siempre ofrece una línea de pase y sus compañeras lo saben y la buscan. Lo hace tanto en ataque como en defensa. Tiene una actitud proactiva, además de una lectura de juego increíble”. “¿Jugar de pivote en el Barça?”, dice Patri; “es responsabilidad. Es una posición que implica equilibrio y eso es la parte más importante para mí”.

Pivote y central

Después de cada partido, las jugadoras reciben un vídeo con comentarios de los entrenadores respecto de los aspectos del juego a potenciar y mejorar. Guijarro es de las azulgrana que más tiempo le dedica a las charlas con el cuerpo técnico. Obsesiva con el juego, cuando le tocó pasar a la zaga en el duelo ante el Levante en la Liga pidió, además de los vídeos de ella, los de Pereira y Mapi León, centrales del Barça. “Sabía que era un partido importante, el Levante era el segundo en la clasificación y tenía que reemplazar a Mapi, que la habían expulsado contra el Madrid. Quería estudiar qué hacían sus compañeras”, cuentan en la Ciudad Deportiva. Un día antes del partido, volvió a insistir. Tuvo una reunión con el segundo entrenador para recordar sus nuevos movimientos.

Guijarro parece como si se clonara en el campo. “Siempre aparece en todos lados. Es increíble. Le puedes dar cualquier balón que ella siempre resuelve bien. Juega de pivote como nadie, pero puede hacerlo de interior o de central”, la describen desde el vestuario. “Es la típica jugadora a la que le darías el premio The Best todos los años, pero sabes que no se lo van a dar”, rematan en el cuerpo técnico.

Pereira, central sancionada, no podrá jugar en la final del domingo ante el Chelsea en Gotemburgo. El técnico, Lluís Cortés, ya sabe que si necesita a Guijarro ahí la tendrá. Primero hablando de táctica con sus colaboradores, luego para dar templanza al equipo. No pudo estar en Budapest, pero ya no hay quien la mueva de otra final.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50