Superliga Europea

LaLiga y el Gobierno, contra la Superliga europea

La patronal, que recibe el apoyo público de todos los clubes de Primera salvo los tres rupturistas, califica el proyecto de “secesionista y elitista”, y avisa del perjuicio a otros deportes

Javier Tebas, en un acto de apoyo a la Liga Santander, el 10 de julio de 2020.
Javier Tebas, en un acto de apoyo a la Liga Santander, el 10 de julio de 2020.Óscar J. Barroso / Getty / Europa Press via Getty Images

LaLiga volvió a expresar este lunes su rechazo frontal al proyecto de la Superliga europea, propuesta este domingo por 12 de los clubes más poderosos de Europa al margen de las competiciones de la UEFA. La consideró una “competición secesionista y elitista” que “ataca los principios de la competitividad abierta y del mérito deportivo”, y añadió que se trata de “un planteamiento egoísta diseñado para enriquecer aún más a los más ricos”.

Más información

“Socavará el atractivo de todo el juego y tendrá un impacto profundamente perjudicial para el futuro inmediato de LaLiga, de los clubes que la componen y de todo el ecosistema futbolístico”, advirtió el organismo dirigido por Javier Tebas. Además, avisó de que el proyecto tendrá impacto no solo en el mundo del fútbol, sino también en el resto de los deportes. LaLiga recordó que aporta a esos otros deportes más de 126 millones de euros esta temporada y, por lo tanto, que la Superliga pone en peligro el sistema de contribuciones aprobado en el Pacto de Viana, alcanzado en abril de 2020 entre Liga, Federación y Gobierno para la vuelta de los partidos tras el primer confinamiento y que incluía una aportación del fútbol profesional para rescatar otros deportes federados. “Utilizaremos todas las herramientas a nuestra disposición y trabajaremos con todas las partes implicadas para defender la integridad y el futuro del fútbol español en el mejor interés del juego”, concluyó.

El Gobierno de España, al igual que el de Reino Unido, Italia y Francia, afirmó que “no apoya” la Superliga por entender que ha sido pensada y propuesta sin contar con las organizaciones representativas de este deporte. El ministro del ramo, José Manuel Rodríguez Uribes, mantuvo conversaciones con los presidentes de la UEFA, Federación Española, LaLiga, Barcelona, Atlético y Real Madrid, en las que defendió que debe volverse a la senda del diálogo para alcanzar una solución pactada. “Nuestra preocupación es que la Liga no se devalúe, que haya un acuerdo y no un choque de trenes que no es bueno para el fútbol, y que esto no afecte a la selección española”, dijo Uribes.

En paralelo a la posición de la patronal liguera, las 17 entidades restantes de Primera (salvo Real Madrid, Barcelona y Atlético) que quedan, de momento, fuera de esta Superliga se manifestaron por su cuenta. El presidente del Betis, Ángel Haro, por ejemplo, mostró su oposición de manera muy clara. “No estamos a favor de una liga cerrada que limita la meritocracia y que, además, va a suponer sí o sí un recorte de nuestros ingresos televisivos. El ejemplo de Euroliga y ACB es claro. No es momento de egoísmo, sino de solidaridad en el mundo del fútbol”, afirmó. Una crítica que dejó un detalle curioso: el Betis eliminó de la clasificación de su web oficial a Atlético, Real Madrid y Barcelona, con lo que dejó al Sevilla como líder ahora mismo de Primera; al Villarreal, segundo; y al Betis, tercero.

El Sevilla tardó horas en reaccionar de forma oficial, pero a última hora de la tarde de este lunes emitió un comunicado en el que cargó sin medias tintas contra “un torneo basado exclusivamente en parámetros económicos, fuera del ámbito de la UEFA, en el que se participa por invitación, que va en contra del espíritu del deporte, que perjudicaría al resto de equipos y que castigaría a la inmensa mayoría de los aficionados”, según se enumera en su escrito.

El Athletic fue también uno de los últimos en pronunciarse. Y lo hizo en contra. “Es un modelo que amenaza los principios y valores del fútbol que esta entidad defiende. El Athletic, que siempre ha competido a través del fútbol de cantera y formación, defiende los criterios de control económico y los mecanismos de solidaridad actuales que tratan de velar por un balompié más racional, controlado y sostenible en los costes”. La Real Sociedad, casi a la vez, mostró su desacuerdo. “Este no es el camino, se trata de una decisión perjudicial para el fútbol europeo. La Real comparte el modelo actual por el que cualquier club, atendiendo a sus logros deportivos, pueda disputar una competición internacional por méritos propios”.

El Valencia, el Villarreal, el Celta, el Levante, el Huesca y el Cádiz, este último rival del Real Madrid este miércoles en la Liga, se sumaron pronto a la censura de la Superliga y replicaron de forma íntegra en su web el comunicado emitido este lunes por LaLiga. El presidente del club castellonense, Fernando Roig, que alcanzó en 2006 las semifinales de la Champions y se quedó a un penalti contra el Arsenal de la final, ya se posicionó hace unos meses en EL PAÍS, en una charla con Vicente del Bosque, contra la Superliga. “No lo veo. Soy totalmente contrario. No me escondo. Creo en una Champions bien distribuida. Con 32 o 48 clubes. Con grupos de seis equipos en lugar de cuatro. Que haya más partidos. Perfecto. Pero hay que ganarse el derecho deportivo de poder jugarla. No se puede cerrar a 16 o 18 clubes. O 30. Y dejar solo una puertecita abierta como hace la Euroliga de baloncesto. No. No se puede hacer una Liga prácticamente cerrada. El fútbol necesita la competencia. Hay que respetar totalmente las ligas domésticas. Ahí tenemos al Atlético luchando por el título. Al Sevilla, a nosotros, a la Real… Todos queremos crecer. No veo viable una competición cerrada. Somos una muy buena Liga. Hay que aumentar la competencia y crear nuevos proyectos”, dijo.

El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, en un acto celebrado este lunes. En vídeo, declaraciones de Uribes sobre la Superliga.EFE/J.J. Guillén / VÍDEO: REUTERS-QUALITY

El Valladolid, el Getafe y el Elche, a través de sus perfiles de Twitter, también dieron difusión a la nota de Tebas. Igual que el Granada que, además, sacó una propia. “Este modelo creado anteriormente hubiera privado a nuestro club del reciente sueño europeo, suponiendo una merma económica, deportiva y social irreparable tras 90 años de historia trabajando por seguir creciendo”, aseguró la entidad, que esta temporada alcanzó los cuartos de final de la Europa League, donde cayó contra el Manchester United. El Alavés, por su lado, subrayó en su comunicado de oposición que este proyecto “echa por tierra lo conseguido en los últimos años de cara a igualar y mejorar las competiciones”.

Osasuna, sin entrar en las últimas noticias, recordó el discurso de su presidente, Luis Sabalza, en la última asamblea general: “Es precisamente en este momento de dificultades cuando los clubes deberíamos estar más unidos y defender nuestra competición. No nos engañemos: la Superliga europea no es un proyecto ambicioso, sino un proyecto egoísta”.

Jon Ander Ulaiza, consejero delegado del Eibar, ofreció números sobre el impacto que podría tener para su club: “Rechazamos la nueva Superliga, puesto que el actual modelo de Liga ha llevado a un club modesto como el nuestro a tener un volumen de ingresos anual cercano a 50 millones y a aportar a las arcas públicas 24 millones en impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social. La creación de la Superliga ataca directamente a este modelo y hace peligrar tanto nuestra aportación a las arcas públicas como los empleos que generamos, por lo que creemos que es una cuestión que trasciende al propio fútbol”. El jueves, se reunirán las 17 entidades afectadas.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50