Champions League jornada 1
Finalizado
Real Madrid
Real Madrid
1
26' Vinicius Junior
35' Marco Asensio
64' Vinicius Junior
3
1
Árbitro: Dr. Felix Brych
Liverpool
50' Salah
3
Liverpool
Champions League

Brotes verdes en el ataque del Madrid tras mil días de añorar a la BBC

Después de la final de Kiev contra el Liverpool y la marcha de CR, el equipo blanco ha ido pilotando solo con Benzema, que empieza a entenderse con Vinicius y Asensio

Karim Benzema (a la izquierda) celebra con Vinicius el segundo gol al Eibar.
Karim Benzema (a la izquierda) celebra con Vinicius el segundo gol al Eibar.GABRIEL BOUYS / AFP

Después del último partido del Real Madrid contra el Liverpool, Cristiano Ronaldo entró en el vestuario del Olímpico de Kiev y se encontró a Juan Carlos I: “No se puede marcar en todas las finales”, se desahogó con el rey emérito. Era el 26 de mayo de 2018, la noche en la que el Madrid levantó su decimotercera Copa de Europa; también la noche en la que el portugués, antes que nadie, sabía que había muerto la BBC. Se trataba de una final y también de un final, de ahí el lamento de Cristiano, que no pudo anotar en la última función de una de las delanteras más laureadas y prolíficas de la historia del fútbol: en las cinco temporadas que coincidieron de blanco, CR, Benzema y Bale marcaron 442 goles y ganaron cuatro Champions. Desde aquel partido contra el Liverpool al de este martes de ida de cuartos en el Di Stéfano, los madridistas han atravesado 1.046 días de añoranza, mientras aguardan a la siguiente delantera dorada.

La espera está resultando tortuosa, sin apenas líneas rectas desde la celebración en la que el portugués avisó de que se marchaba, Bale comenzó a dejarse caer y Zidane empezó a irse. Tanto, que Zidane tuvo que volver y el discreto reverdecimiento del ataque registrado en las últimas semanas lo comanda Benzema, que abrió el marcador aquella noche en Kiev y ha anotado en los últimos siete partidos (nueve goles), su mejor racha desde que llegó al Madrid.

El despliegue del francés coincide también con el último renacimiento de Marco Asensio, que ha visto puerta en los tres últimos partidos de Liga, y con cierta estabilización de las aportaciones de Vinicius Jr. y de su relación con Benzema, a quien ha dado cinco de sus últimas diez asistencias, la más reciente el sábado contra el Eibar. Tras el encuentro, el francés publicó en Instagram una foto de ambos abrazándose y escribió: “Puro fútbol, Vini Jr., hermanito”. El brasileño contestó en su perfil con la misma foto, un corazón y un “crack” dedicado al 9.

Hasta alcanzar este punto de armonía, su relación tuvo que superar el pasado octubre una intensa crisis captada por las cámaras de Telefoot durante del descanso del Borussia Mönchengladbach-Real Madrid. “Hace lo que quiere. Hermano, no juegues con él... Madre mía. Juega contra nosotros”, se quejaba Benzema a Mendy en francés en el túnel de vestuarios.

Aquel episodio, junto con el punto de recelo con el que Zidane lo ha contemplado durante bastante tiempo, provocaron que la enorme confianza de Vinicius se tambaleara, según reconocían entonces fuentes cercanas al jugador. El brasileño comenzó a mirar más hacia atrás que hacia delante cuando recibía la pelota y pasó a mostrarse mucho más tímido en el regate. Sondeaba antes a quién podía dársela a un lado —mejor si era Benzema— que el espacio que solía atacar a la espalda del defensa que se le plantaba delante.

Más información

Empezó a revivir a principios de febrero con una asistencia desde la derecha que el francés cabeceó a gol contra el Getafe, y siguió cogiendo cuerpo cuando Benzema se lesionó poco antes de visitar al Atalanta en la ida de octavos de la Champions. Allí, en Bérgamo, firmó un partido correcto del que quedó sobre todo el pase con el que dejó a Mendy solo ante Freuler, que derribó al francés y fue expulsado. En la siguiente cita, contra la Real en casa, salió desde el banquillo y empató el partido en el minuto 89 en su partido número 100 con el Real Madrid.

Benzema volvió para el derbi en el Metropolitano, y allí Vinicius lo dejó solo ante Oblak con un preciso toque de exterior; como en la siguiente jornada contra el Elche en el Di Stéfano, donde tras un centro desde la derecha del brasileño, el francés se encontró cara a cara con Edgar Badía. Aunque esos goles se le escaparon.

En la vuelta contra el Atalanta en Madrid, la secuencia ascendente de Vinicius osciló entre hacer cumbre y estrellarse, incertidumbre muy propia del vértigo que le caracteriza. Después de una ristra de regates por el centro, se le escapó el remate al llegar frente al portero. Benzema se cubrió la cara con las manos, Ramos se derrumbó sobre la hierba y él se quedó enganchado en la red de la portería. Pero enseguida volvió a encarar y provocó un penalti que lo reconcilió con todos.

Más ligero, más veloz

“Zidane ha terminado por rendirse a él”, dice una fuente cercana a la planta noble del edificio de oficinas de Valdebebas, que explica que ese vértigo que en ocasiones termina en fallo también es el que permite desordenar rivales. Apenas hay otro futbolista en la plantilla con una capacidad cercana a la suya para el desequilibrio. En eso coinciden con el entorno del brasileño, que cree que el técnico valora más en estos momentos el punto diferente que aporta al equipo. Además, apuntan que Vinicius se ve estas semanas más rápido, después de haber bajado la carga de pesas en el gimnasio que le había provocado encontrarse más pesado.

Zidane también cree que Benzema se encuentra en armonía con los compañeros que le rodean: “Todos los jugadores entienden muy bien a Karim, y Karim a todos los demás. La consecuencia es lo que está pasando en el campo. Hay mucha química entre ellos, y se ve en el campo”, afirmó ayer.

A la reconciliación Benzema-Vinicius, se ha sumado Asensio con goles en los tres últimos partidos, después de una temporada de altibajos en la que llegó a enlazar seis jornadas de Liga sin tirar ni intentar un regate, o 14 tiros sin premio en la Champions, según Opta el jugador de toda Europa que más remató sin marcar. “Ahora se ve en una racha de buenas sensaciones después de estas dos semanas de parón”, dice una fuente cercana a Asensio, que cree que se encuentra en su mejor momento de confianza de un curso en el que lleva tres tiros al palo, tantos como en sus cuatro temporadas anteriores de blanco. Brotes verdes a las puertas de los nueve días decisivos del curso para el Real Madrid.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50