RALLY DAKAR | ETAPA 1

Sainz, al contrataque, se lleva la primera victoria del Dakar 2021

El español, que empezó 28º tras la mala clasificación del sábado, remonta pese a un pinchazo y un error de navegación y vence a un rápido Peterhansel. Toby Price logra el mejor tiempo en motos

El piloto de Mini Carlos Sainz y su copiloto Lucas Cruz, durante la primera etapa del Rally Dakar.
El piloto de Mini Carlos Sainz y su copiloto Lucas Cruz, durante la primera etapa del Rally Dakar.FRANCK FIFE / AFP

No hay que cantar victoria antes de tiempo en el Dakar, ni dar a nadie por muerto. Ni tocado, ni hundido, Carlos Sainz (Mini) sabía que sufriría más de lo esperado en la primera etapa de este Rally después de haber pinchado cuando apenas había disputado kilómetro y medio de la cronometrada del sábado, una etapa prólogo que definiría el orden de salida del día siguiente. Ayer arrancó pues el 28º y tragó todo el polvo que, en cambio, evitará hoy, como ganador de una etapa en la que persiguió la estela del rápido Peterhansel, encantado con su Mini. Lo mismo que Sainz.

El madrileño y su copiloto Lucas Cruz se encontraron, al inicio, una pista arenosa, “ancha, pero no muy definida”, relata Cruz. Le sucedieron una serie de cambios de dirección sobre pistas difíciles hasta llegar a lo más complicado: “Entre los kilómetros 70 y 90 había un camino lleno de piedras, no te podías salir de la cuneta y los carriles de la pista eran todos sobre piedra. Hemos tocado una de esas piedras con el lateral de la llanta y nos ha roto el tubo del autoinflado. Hemos tenido que parar a cambiar la rueda porque hemos pinchado. No había manera de continuar así”, añade.

Salir de los primeros tiene sus inconvenientes: con el camino virgen, sin rastro, es fácil cometer errores. Pero salir tan atrás como salió Sainz también tiene lo suyo. Ayer se hicieron tantas trazas ante ellos y se abrió tanta pista nueva que él y Cruz se liaron un poco. “Perdimos tres o cuatro minutos, pero como Peterhansel pinchó al final acabamos recuperándole tiempo”, dice el catalán. “Pese a todo, estamos contentos con el primer puesto”, añade Sainz.

Orgullosos del ritmo impuesto en esta primera etapa, los ganadores del último Dakar se exigen paciencia para revalidar el título. Aunque no han empezado con cautela, más bien al contrataque, dispuestos a mandar un mensaje a sus rivales. Ayer fueron 25 segundos más rápidos que Peterhansel, compañero de equipo en el X-Raid. Otro de los grandes favoritos, Nasser Al-Attiyah (Toyota), terminó a más de 12 minutos. Vencedor de la etapa prólogo inicial, fue el encargado de abrir pista. Y no le fue del todo bien.

Le fue mejor al español Nani Roma (BRX), que empieza el Rally con todas las esperanzas aunque ningún objetivo impuesto después de perder a su copiloto, Dani Oliveras, apenas unos días antes de empezar la competición. Cedió nueve minutos con Sainz y terminó octavo, aunque después de algunas penalizaciones escaló a la sexta plaza. Nada mal para un arranque tan improvisado. No lo pasó bien, sin embargo, su compañero de equipo Sebastien Loëb. El nueve veces campeón del mundo de rallyes, señalado como uno de los hombres a seguir en este Dakar, acabó con 24 minutos de retraso respecto al líder. Nada es insalvable, pero lo cierto es que el Rally no empieza de la mejor manera para el francés.

Navegación complicada

“La navegación fue bastante complicada”, confesaba al terminar con el mejor tiempo Toby Price (KTM). Lo había avisado el director del Rally, David Castera, obligado por la accidentada edición del 2020 a buscar pistas menos rápidas y ofrecer la misma emoción en carrera. Encontrar el camino bueno no será fácil en este Dakar. Además, los pilotos de dos ruedas tendrán que extremar el cuidado con sus motos, sus motores y los neumáticos. “Parece que los últimos años se les había olvidado, pero esta es una carrera de resistencia”, insiste el organizador. Algunos le escucharon bien. Como el australiano, dos veces ganador del Rally Dakar, que se impuso en la primera etapa de la carrera: 622 kilómetros, con 277 de especial entre una de las grandes ciudades del país, Yedda, y Bisha, un gran oasis en la parte occidental de la península arábica.

Price, que aseguró haberse esforzado en cuidar sus gomas –los pilotos no tendrán más que seis juegos de neumáticos para toda la carrera, lo que les obliga a no correr más de la cuenta y extremar las precauciones– tomó las riendas de la carrera en el kilómetro 135, batió el crono de Xavier De Soultrait (Husqvarna), que había empezado como un tiro y terminó finalmente sexto, y rentabilizó una buena estrategia después de la etapa prólogo de este sábado, en la que no fue ni muy rápido ni demasiado lento.

Los más veloces en esa primera toma de contacto con los pedregosos y arbolados caminos en torno a Yedda, sufrieron en esta primera jornada. Ricky Brabec, el campeón del 2020, que se perdió al inicio de la especial al tener que marcar él la ruta, y el español Joan Barreda, que también tuvo muchos problemas, pagaron la osadía de querer ser los más rápidos el sábado. Uno y otro terminaron la primera especial en 23ª y 25ª posición, a 15 y 28 minutos, respectivamente, del primer líder de este 2021.

Otros de los favoritos de la carrera, una prueba abierta como ninguna de las otras categorías, sí dieron el callo. Fue el caso de Kevin Benavides o Matthias Walkner (ganador en 2018), que terminaron a poco más de medio minuto de Price. También Sam Sunderland (campeón en 2017), que puso el turbo en la recta final de la carrera acabó a unos dos minutos del líder. El español Lorenzo Santolino (Sherco) acabó con el quinto mejor tiempo.

Más información

Lo más visto en...

Top 50